Ceremonia. Con la presencia del ministro Ehrlich y el director saliente

Carlos Liscano asumió el cargo de director de la Biblioteca Nacional

El escritor Carlos Liscano fue el encargado de inaugurar el acto protocolar expresando que la reunión estaba anunciada como “la toma de posesión del director de la Biblioteca Nacional”, pero “pensamos que también es la recepción al ministro de Educación y Cultura”. Orgulloso de estar al frente de esta institución, “una de las más viejas que tiene el país”, subrayó que la Biblioteca Nacional “no tiene competidores, ni adversarios; preserva la memoria escrita de la nación, presta servicio a los investigadores, genera conocimiento y atiende a usuarios y estudiantes”.

Por su parte el director saliente, el también escritor Tomás de Mattos, manifestó su alegría por “poder hablar por última vez como director saliente y como funcionario público, darle la bienvenida al ministro de Cultura y a Carlos (Liscano), compañero, amigo y colega escritor que va a tener la prueba bastante difícil de montar esta extraña cabalgadura, a veces mula, a veces potra desbocada”.

“Si hiciera un testamento como director de la Biblioteca Nacional, no tendría nada que dejar; pero sí pediría la presencia de la Biblioteca Nacional en un contacto más directo con el ministro”. Al expresar esto sugirió además la creación de un gabinete de Cultura, dentro del cual “podríamos participar conjuntamente”.

Subrayó asimismo la necesidad de “lograr una ley del Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas ya que ahí se juega mucho el destino de la Biblioteca Nacional. Pienso que debe ser una biblioteca auténticamente nacional; esto impone el liderazgo en la cooperación entre bibliotecarios del país”.

Al concluir el acto, el ministro Ehrlich describió el momento como “de bienvenida al nuevo director, con nuestro pleno apoyo a su gestión, pero también la despedida formal a Tomás (De Mattos) como ex director”. Ehrlich dijo que “se mezclan los sabores dulces con los amargos, es una despedida parcial, pero tiene algo de despedida. Corresponde dejar nuestro testimonio de agradecimiento por estos cinco años”.

Anunció la implementación del “gabinete de la cultura que hablaba Tomás. Este se reunirá en los primeros días de mayo como estructura de coordinación, un archipiélago cultural, un espacio para jugar todos juntos mirándose los unos a los otros”. La Biblioteca Nacional está vinculada a la historia de la sociedad. “El territorio es un espacio de encuentro, el otro espacio de encuentro es la cultura, en ella tenemos referentes comunes en nuestra más total diversidad. Esta casa es uno de los grandes pilares que acompañan los cambios civilizatorios que nos desafían. A partir de este lugar hay que asumir el desafío, desde este lugar contribuimos a crear ese espacio de encuentro entre la gente”.

No soslayó las dificultades actuales de los funcionarios y las funcionarias; “hay que abrir espacios de capacitación para que cada uno pueda descubrir sus capacidades siendo funcionario de esta institución. Es un camino que hay que recorrer con entusiasmo y con responsabilidad”. Para el ministro, “el trabajo a realizar es un espacio de encuentro entre los funcionarios y la institución y la resignificación de la institución para la sociedad”.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje