In memoriam

Carlos Aguilera

El director de teatro y docente Carlos Aguilera, que falleció en la mañana del 19 de mayo de una enfermedad pulmonar, había nacido en Montevideo el 1º de enero de 1945. Cursó estudios de teatro en Casa Municipal de la Cultura con Elena Zuasti y José Estruch, y en “La Máscara” con Atilio J. Costa. Hombre universal, de un amplio rango de intereses, era por todos apreciado, al punto que trabajó con la gran mayoría de los elencos teatrales uruguayos; se dedicó a la puesta en escena con especial laboriosidad y aplicación. Fue maestro de varias generaciones; últimamente enseñaba teatro en el Club Biguá de Montevideo, aunque también ejerció la docencia de teatro en el Interior ­Colonia, Minas, Durazno, Canelones, Maldonado y San José­ y creó el “Instituto de Estudios Teatrales” a comienzos de los años 90.

En su larga carrera, que alcanzó las cien puestas en escena, asignó un papel relevante a la producción dramática local; contribuyó decisivamente al conocimiento de autores como Ricardo Prieto y Carlos Manuel Varela. Se inició pluralmente en 1968 con tres obras: “Los papeleros”, de Isidora Aguirre, por Club de Teatro, “Los fusiles de la Madre Carrar”, de Brecht, “Los de la mesa 10″, de Osvaldo Dragún y “El cuento del zoo”, de Edward Albee, en El Galpón. Siguieron “La casa de Bernarda Alba”, de García Lorca, en el Auditorio Vaz Ferreira, 1974, “Juegos a la hora de la siesta”, de Roma Mahieu en teatro del Anglo, 1977, las legendarias y comprometidas “El mono y su sombra”, de Yahro Sosa y “La muerte de Tarzán”, de Jorge Denevi en Teatro Circular, 1979, “Alfonso y Clotilde”, de Carlos Manuel Varela, en teatro del Centro y “Hermanos queridos” de Carlos Gorostiza en el teatro Circular, 1980, “Los cuentos del final”, de Carlos Manuel Varela, obra por la que obtuvo el “Florencio” a la mejor dirección de 1981, “Devaluación”, de Alberto Paredes en teatro de La Candela, “La malasangre”, de Griselda Gambado en Casa de Teatro; “Ya nadie recuerda a Frederick Chopin”, de Roberto Cossa, en teatro del Anglo, “El vestidor”, de Ronald Harwood por la Comedia Nacional, Teatro Solís, en 1983; “El regreso del gran Tuleque”, de Mauricio Rosencof en Teatro de La Gaviota, “La última noche”, de Julio César Castro y “Juan Moreira”, de Sergio de Cecco, Carlos Pais y Peñarol Méndez en el Teatro Circular y “El desayuno durante la noche” de Ricardo. Prieto, en la sala Verdi, 1987, “Danubio Azul”, de Ricardo Prieto por la Comedia Nacional en la sala Verdi, “Historia de un amor turbio”, de Elbio Rodríguez Barilari sobre “Pasado amor” de Horacio Quiroga, en teatro Carlos Brussa, “La Esperanza S.A.”, de Carlos Manuel Varela, por la Comedia Nacional, teatro Solís en 1989, “Queridos cuervos”, de Dino Armas, por la Comedia Nacional, en teatro Solís en 1990, “Yepeto”, de Roberto Cossa, teatro del Notariado en 1991, “Se deshace más fácil el país de un hombre que el de un pájaro”, de Alvaro Ahunchain, obra por la que fue nominado al “Florencio” a la mejor dirección, en teatro del Notariado en 1992, “El precio”, de Arthur Miller, por la que fue nominado al “Florencio” por espectáculo y dirección, en teatro Alianza, “Tu cuna fue un conventillo”, de Alberto Vacarezza, teatro Carlos Brussa, 1993, “Amantes”, de Ricardo Prieto en teatro del Centro, 1994, “La heredera”, de Ruth y Augustus Goetz en teatro Alianza, “Una obcecada lombriz de futuro incierto”, de Eduardo Sarlós, en teatro Circular, en1996, “Espectros”, de Henrik Ibsen en teatro del Centro, “La memoria en donde ardía”, de Mary Vázquez, sobre William Henry Hudson, por la Comedia Nacional, sala Zavala Muniz y “Emboscada” de Carlos Manuel Varela, en Alliance Française, en 1997, “El amateur”, de Mauricio Dayub, nominado al Florencio por espectáculo y dirección, teatro Circular 1998, “Venecia”, de Jorge Accame, teatro Alianza 1999, “Todos eran mis hijos”, de Arthur Miller, en teatro El Galpón, “Los otros papeles”, de Carlos Gorostiza. en el Club Biguá, “El estado del alma”, de Alvaro Ahunchain en teatro del Anglo, “Gracias por todo”, de Julio C. Castro en El Galpón, 2002, “Instantáneas”, de Eduardo Sarlós, en el Club Biguá, 2003, “El espíritu de la Navidad”, de Alvaro Ahunchain y “M’hijo el dotor”, de Florencio Sánchez en el Club Biguá, “El trapecio loco”, de Walter Acosta en teatro El Galpón, 2004, “La muerte de un viajante”, de Arthur Miller en teatro El Galpón; “Compañía”, de Eduardo Rovner en Teatro del Centro, 2006, “Telarañas”, de Eduardo Pavlovsky por Compañía Clap en teatro de Agadu, 2007, “El señor Galíndez”, de Eduardo Pavlovsky en la sala del Museo Torres García, 2008, “El hombre que quería volar”, de Carlos M. Varela, en Espacio Teatro, 2009.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje