Argentina. El Museo de Arte de Tigre organiza exposición homenaje a su trayectoria

Inauguran muestra retrospectiva del pintor Carlos Páez Vilaró

La exposición estará compuesta por ciento catorce obras que apuntan a ofrecer un panorama de la obra del creador de Casapueblo, desde su primer óleo, realizado en el año 1950, hasta sus últimos trabajos realizados este año. La muestra es organizada por Diana Saiegh y coordinada por María Laura Fortelay.

Según Páez Vilaró: “Esta muestra está integrada de fragmentos de etapas o mojones de mis trabajos. Reacio al análisis retrospectivo me sorprendo de mi propia decisión de haber aceptado el desafío de exhibirlos, pasando revista a las pinturas acumuladas. De todas maneras, creo que el artista de vez en cuando debe darse el gusto de revisar su obra. La que sobrevivió al embate de sus necesidades y quedó sepultada por años, maniatada por las telas de araña al esqueleto de las estanterías”.

Desde el año 1951 Páez Vilaró ha realizado más de ciento cincuenta exposiciones individuales, la mayoría de ellas en nuestro país y Argentina, pero sus creaciones se han exhibido también en Alemania, Bolivia, Brasil, Camerún, Colombia, Chile, China, Ecuador, Egipto, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Paraguay y Portugal.

Carlos Páez Vilaró nació en Montevideo en 1923. Mostrando una fuerte vocación artística viajó en su juventud a Buenos Aires, ciudad en la que conoció a los más importantes dibujantes de la época. Allí inició sus primeras obras tomando como inspiración al tango, los bares y cabarets y las fábricas de Lanús y Avellaneda.

A finales de los años 40, retornó a Montevideo y comenzó a captar en sus pinturas las diversas facetas del candombe y la comparsa. Esto lo llevó a relacionarse fuertemente con la vida del conventillo Mediomundo, una casona en la que vivían varias familias negras, donde instaló su atelier de pintura.

Además compuso candombes para las comparsas, dirigió coros, decoró tambores y fue impulsor de una manifestación popular que en aquellos años luchaba contra la incomprensión.

Jean Cassou, director del Museo de Arte Moderno de París, lo impulsó a presentar su obra en la Maison de l’Amérique Latine. La repercusión de la exposición fue tan positiva que luego fue llevada a Inglaterra y Estados Unidos.

Entre sus viajes y su labor artística se fue dando tiempo para la construcción de su taller del mar, la mundialmente conocida Casapueblo, localizada en los acantilados de Punta Ballena.

Vivió en Nueva York y en San Pablo para luego retornar a Buenos Aires, donde instaló su atelier en una antigua casa de madera del Tigre. Allí siguió incursionando en su “arqui-textura” su forma tan particular de construir. Como resultado dejó su sello con Casapuerto, un emprendimiento náutico frente al Río Luján, su casa taller en la Avenida General Campos y la Capilla del Cementerio Los Cipreses en San Isidro.

Ha publicado varios libros y ha dedicado buena parte de su creatividad a la pintura mural, realizando durante sus viajes obras en escuelas, aeropuertos, hospitales y cárceles.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje