OTRO ESTRENO URUGUAYO

Primer largo de ficción de Carlos Ameglio

Ayer se realizó en MovieCenter Montevideo Shopping una proyección en carácter de preestreno del filme uruguayo ‘La cáscara’, a ser estrenado el 7 de setiembre. A continuación se organizó una mesa redonda moderada por el periodista Gonzalo Sobral, de la que participaron el director y guionista de ‘La cáscara’, Carlos Ameglio, el editor Sebastián Cerveñansky, el director del Instituto Nacional del Audovisual (INA) Martín Papich, y dos participantes del equipo de realización que vinieron desde Argentina: el protagonista Juan Manuel Alari, y el director de fotografía Juan Carlos Lenardi.

Ameglio viene de una trayectoria que a primera vista parece un pro, y para muchos cineastas supone casi una contra: es un publicitario que triunfa hace años vendiendo con éxito lo que le encomienden: jabones, seguros o chocolate, a través de relatos audiovisuales eficientes, seductores y creíbles, realizados en una plataforma bien dotada como es su productora publicitaria Salado Films, con sucursales en Buenos Aires y Nueva York. Como jurado participó en festivales publicitarios y recibió premios en Cannes, Nueva York y San Sebastián. Fue elegido dos veces Mejor director por El Ojo de iberoamérica, y el más laureado por la revista neoyorquina AdAge.

En su productora, así como en el metier todo de la realización publicitaria, no faltan artistas, desde luego: directores de arte, vestuaristas, iluminadores, compositores de música. El propio Ameglio en estos años, en campañas locales o internacionales –como las de TNT, que implicaron evocar a films emblemáticos con escenas de parodias y humor– ha puesto en juego en su trabajo una vocación artística, al servicio de sus clientes y objetivos comerciales.

La diferencia crucial es que en el campo publicitario, por más “inspiración artística”, las piezas están sometidas a la premisa de vender, y cuentan con grandes presupuestos orientados a ese fin. Por contraste, el de la realización cinematográfica es un campo arduo, donde es endémico que falte dinero y sobren aspiraciones artísticas. Un realizador publicitario que cambia de trillo, y se pasa a la ficción audiovisual, debe superar expectativas quizá redobladas en relación a otros profesionales. Tal vez se espera “más” de él, porque se presume que tuvo o tiene “todo” a su disposición para presentar un buen resultado, que en este caso no es una pieza impecablemente fotografiada que haga recordable durante un tiempo una marca de fideos, sino una película que conmueva y en lo posible se vuelva inolvidable.

 

Un relato publicitario

La sinopsis de ‘La cáscara’ augura que hay algo de algún modo autobiográfico puesto en juego en el relato, o al menos perteneciente al universo de egos y competencia feroz que conoce al dedillo el realizador y guionista. Un creativo publicitario muere repentinamente mientras trabaja en la idea para el lanzamiento de un antigripal. De allí en más su compañero de tareas, Pedro, intenta apropiarse de la idea y los lauros que correspondían al muerto.

Ameglio llamó la atención a fines de los ’90 con un mediometraje de ficción bizarro, de clima extraño, espléndidamente fotografiado: ‘El hombre de Walter’ (1995). Basado en un relato del escritor fantástico (en todo sentido) Mario Levrero, esta pieza con actuación de Gustavo Escanlar (que se pasaba media película en calzoncillos) se filmó en 16 mm, y obtuvo numerosos premios. Estuvo en el Festival Internacional de Cinemateca Uruguaya en 1996 donde se llevó la distinción a “mejor película” en el Espacio Uruguay. Luego obtuvo premios en el US International Film Festival, a mejor director y mejor película en el Espacio Ficción del Festival Internacional de Río de Janeiro, y a mejor película de cine de vanguardia en el 32ºth Chicago International Television Festival.

Antes, en 1988, Ameglio había presentado otro mediometraje de ficción, el video ‘Los últimos vermichelli’, que estuvo en el Festival de Cine de Cuba y se llevó el premio Caracol, en el de Colombia donde ganó el de mejor video y fotografía, y en el de Cinemateca donde fue elegido mejor guión.

La productora Delta que llevó adelante ‘ La cáscara’ cuenta en sus producciones con películas como ‘ Cien veces no debo’, y ‘Esperando la carroza’ (1985, esta última, un clásico rioplatense que consagró a Antonio Gasalla como actor desde un papel grotesco dramático), ambas de Alejandro Doria.

‘La cáscara’ cuenta con actuaciones de Martín Voss, Walter Reyno, Filomena Gentile, Virginia Ramos, Paola Venditto, Augusto Mazzarelli, Soledad Gilmet, Gonzalo Cammarotta, Virginia Rodríguez, Noelia Campo, María Aiello y Jorge Bolani. La dirección de arte pertenece a Constanza Giordano, la música original al pianista radicado en Nueva York Gustavo Casenave (la banda fue producida por Nicolás Ameglio y Eduardo Larralde) y el vestuario a Valeria Mendieta. Hasta aquí, la cáscara del proyecto. El 7 de setiembre se conocerá lo que hay debajo. *

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje