Tine la palabra

¡Esto no es lo  que votamos!

Señor Director de LA REPUBLICA

Dr. Federico Fasano Mertens

* Como ciudadano y frenteamplista quiero expresar mi apoyo a la opinión del Sr. Hugo Cores sobre reforma tributaria y aceptación de hechos consumados, publicada el lunes 13 de febrero.

Cuando leí lo que dice el Ministerio de Economía y Finanzas en su página Web, primero vino el asombro y luego la indignación.

Entre otras cosas dice el MEF: “Es justo que quienes obtienen rentas del trabajo tributen más que quienes perciben rentas del capital”. Desde luego que no. Sin embargo, nos guste o no, esa es la situación que debemos afrontar.

Sobre esa realidad -a la que el experto italiano Vito Tanzi ha aludido como “la degradación de los sistemas tributarios”- no tenemos capacidad de incidir. Está ahí, y nos marca una frontera ineludible”.

Soy un simple ciudadano y no conozco la opinión de Vito Tanzi. Sí conozco la que ha sido siempre la posición del Frente Amplio al respecto: “Que paguen más los que tienen más y paguen menos los que tiene menos”. Por eso lo he votado desde hace 35 años.

No olvidemos que mantener este principio nos costó las elecciones de 1999, y sin embargo fue dicho y repetido hasta el cansancio, en especial por el Presidente Tabaré Vázquez en la campaña electoral, y luego de ser electo: “Que pague más el que tiene más y pague menos el que tiene menos”.

Ahora me vengo a enterar que, según algunos integrantes del equipo de economía, esta es una utopía irrealizable.

Pregunto: Si pensaban que esto es así, y conocían el programa del Frente Amplio, el de antes y el de ahora, ¿para qué aceptaron los cargos que ocupan?

Porque la mayoría de los uruguayos votamos por el cambio, y éste implica, a mi entender, que con respecto a la política tributaria, se ponga por fin en práctica lo que hemos proclamado toda la vida.

Yo no creo en las “fronteras ineludibles”.

La Reforma Tributaria no será resuelta por el equipo económico, sino que debe ser aprobada por los diputados y senadores que nosotros, la mayoría del pueblo uruguayo, hemos elegido democráticamente como nuestros representantes.

Por tanto, antes de decidir, deberán consultar a sus representados. Esto es la democracia. Como bien lo expresa el Programa del FA “El Gobierno del Cambio”: “La gente, las uruguayas y los uruguayos, exigen y merecen un gobierno de hombres y mujeres que se sientan igual a los ciudadanos, que escuchen, que dialoguen con ellos, que les rindan cuentas (y que las cuentas sean claras y cierren)”.

No tengo dudas que ésta, mi opinión personal, refleja el pensar y el sentir de la inmensa mayoría de quienes hemos llevado al FA al gobierno, luego de tantos años de lucha y sacrificios.

Que sean respetados.

P.R. BALLESTEROS – C.I: 781.782-2

 

Respuesta a un vecino del Cordón

Señor Director de LA REPUBLICA

Dr. Federico Fasano Mertens

* Por intermedio de estas líneas quisiera responder la Llamada al Director del día 13 del corriente, de un vecino del Cordón, que dice que un diputado frenteamplista está presionando a distintos organismos para sacar la feria de los sábados de la calle Requena.

Como integrante de la Comisión Vecinal, que concurrió en distintas oportunidades a la IMM, Centro Comunal, etc., solicitando el retiro de esa feria, pues por 31 años estuvo en Requena, 12 años en Juan Paullier y 3 en Ana Monterroso, jamás vi a un diputado frenteamplista que nos apoyara, y menos que residiera en esta calle. Es muy fácil escribir sin dar nombres, sin responsabilizarse de los dichos, ¿o existe otra intención?

JUAN REQUENA – C.I: 830.683-2

 

El tablado “La Bomba”

Señor Director de LA REPUBLICA

Dr. Federico Fasano Mertens

* Leí con gran interés la nota firmada por Veterano, que con emoción y sentimiento aporta recuerdos carnavaleros de hace medio siglo en Villa Muñoz y La Comercial.

No obstante, quiero rectificar un error. El tablado “La Bomba” no estaba en Cuñapirú y Joaquín Requena, como él dice, sino en Joaquín Requena esquina Isla de Gorriti. Le erró por dos cuadras. La del medio es Domingo Aramburú. En el lugar que él dice estaba el tablado llamado del Chulo. A menudo había concurridos corsos que pasaban por los tablados.

En la ochava de Joaquín Requena e Isla de Gorriti estaba el almacén “La Bomba” que daba nombre al tablado. En cambio en la esquina de Cuñapirú (hoy Juan José de Amézaga) y Requena, estaba el almacén del Chulo. Los dos duraron muchos años. Al almacén “La Bomba” lo atendía don Machín. Yo ahí le iba a hacer los mandados a mi mamá. Vivíamos a media cuadra, más cerca de Rivadavia. De paso sea dicho, mi madre se agarraba tremendo disgusto cuando de noche estábamos tomando la sopa y sonaba la sirena del tablado (como recuerda el autor de la carta) y salíamos disparados a ocupar nuestro lugar. En aquella época nos dejaban a los niños subir al tablado. Desde ahí más de una vez me trajeron a casa dormido.

Ahí vi a los Asaltantes con patentes y su célebre despedida. Recuerdo todavía los cuplés contados por Los Curtidores de Hongos, que venían impresos y se vendían “a voluntad”. Por ahí deambulaba el inefable Menecucho recorriendo esos tablados, otro que había pasando Garibaldi y otro más en Isla de Gorriti y Defensa (hoy Martín C. Martínez). Cuatro tablados en un radio reducido.

Después el almacén “La Bomba” agregó un bar por Joaquín Requena. El nuevo propietario pasó a ser Erebo Zunino, el half derecho de la famosa línea media de Peñarol: Zunino, Gestido y Chanes (como se formaba en aquella época). Jugaba el fútbol con nosotros en la calle, con las pelotas de goma coloradas de 25 (costaban 25 centésimos, que debíamos reponer cuando se iban a la azotea). Zunino era petiso y tenía una gran agilidad, una cintura muy flexible y cabeceaba muy bien. Alguna vez, cuando conseguíamos para la entrada, o fuimos a ver al estadio, donde llegábamos colados en el techo del tranvía 18 o 23, que los domingos iba abarrotado por Garibaldi hasta el Parque de los Aliados.

VETERANO II

 

¡No me compare genitales y esvásticas!

Señor Director de LA REPUBLICA

Dr. Federico Fasano Mertens

* A la Sra. Menchaca (LA REPUBLICA, 15-02-06), respetuosamente le contesto:

1º.- No me compare los genitales del David renacentista ni las protuberancias pectorales de la Venus clásica con el nombrado símbolo nazi: aquellos pudieron herir, en su momento, la sensiblería (que no la sensibilidad) religiosa represora judeocristiana, afortunadamente perimida; la esvástica es el deplorable recuerdo de un régimen totalitario que sería reduccionista limitar a la represión de la colectividad judía: con ser ésta el principal, no fue el único objetivo del holocausto, infligido, mancomunadamente, a una serie de colectivos non gratos al sistema, que sería ocioso enumerar.

2º.- Sí podría Ud. comparar la esvástica con el águila imperial española, símbolo adoptado por el franquismo que, pese a las disposiciones constitucionales vigentes en el Estado español, todavía campea en muchos rincones de España e inclusive en nuestro Montevideo se muestra, en plena avenida 18 de Julio, en la fachada del Club Español, institución que, a treinta años de la instauración democrática en aquel estado europeo, aún no se enteró del cambio del escudo nacional, que desterró, entre otros atributos, el que los gallegos, con su proverbial i
ronía, llaman “a galiña” (la gallina).

3º.- A pesar de todo lo expuesto, siempre que no sea públicamente, no veo por qué no se puede exhibir dicho objeto inseparable del águila imperial germánica, del mismo modo que, en la propia Alemania se han abierto al pueblo aquellos estremecedores campos de concentración, o, igualmente, en algún estado africano se han conservado y habilitado como museo recordatorio las infames mazmorras en que los miles de nativos esperaron, secularmente, el embarque hacia su destino esclavista americano. Cordialmente

JOSE MONTERROSO – C.I: 413.053-0

 

Con el tiempo quizá haya más pruebas

Señor Director de LA REPUBLICA

Dr. Federico Fasano Mertens

Siguen las excavaciones en busca de los restos de los desaparecidos, durante el gobierno de facto. Algo han encontrado.

Pienso que con el tiempo, posiblemente haya más pruebas de los delitos cometidos en ese período.

Me da la sensación de que podría flotar en el ambiente algún tipo de sanción a posteriori. Una dificultad que veo en ese sentido, y que en su momento se decía era que nadie se salvaba de la cárcel de Libertad.

O sea que el perdón que quieren los militares para ellos, ellos no lo tuvieron para sus enemigos. Los saluda atentamente:

JOSE R. –  C.C. BMA 17.534

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje