Canciones de otoño

Luis Fernando Iglesias es abogado, docente, músico y escritor.

En 1998, obtuvo el premio “Pelota de Papel”, por su cuento “El hincha por la ventana”.

Otros relatos de su autoría han obtenido distinciones en diversos concursos, como el de la Intendencia Municipal de Montevideo, la Intendencia Municipal de Durazno, y el Ministerio de Educación y Cultura.

“Canciones de otoño” es su primer libro edito, habiendo obtenido el máximo galardón en la duodécima edición del Premio Narradores de la Banda Oriental.

La obra es una selección conformada por ocho de historias breves, las cuales, si bien no comparten una temática, poseen una implícita pero contundente columna vertebral, por el inexorable y penetrante dramatismo que las impregna.

Iglesias no hace un manejo forzado de sus personajes. Por el contrario, los deja fluir y expresarse a través de él, los guía sutilmente y les permite crecer naturalmente sin caer en estereotipos ni amaneramientos.

A pesar de que en su mayoría son personajes cotidianos, el autor logra soslayar el costumbrismo fácil, la visión epidérmica y localista.

Son arquetipos bien uruguayos, pero, al mismo tiempo, no dejan de ser típicamente humanos, de desnudar facetas que los hermanan con la mayoría de las personas.

Los diálogos suelen ser atinados y naturales, ya que cada personaje posee una voz original y creíble, sin que quede en evidencia el autor a modo de eje o camuflado tras los ropajes de sus creaciones.

Luis Fernando Iglesias posee la cualidad, que muchos autores consagrados envidiarían, de dejar hablar y actuar a sus criaturas literarias, según las pautas que determinan sus propias personalidades y los ámbitos en los que se desarrollan las historias.

Por otra parte, el manejo que el escritor imprime al lenguaje dramatismo es fluido, para nada forzado ni permeado de desbordes melodramáticos o escabrosos golpes bajos, que tanto pueden impresionar al posible lector como así también empobrecer y banalizar los relatos.

Nos encontramos con una gris historia de oficina, en la cual el autor logra despliega un impecable manejo de los tiempos dramáticos, una minuciosa capacidad para desnudar la personalidad de sus creaciones a través de mínimos gestos o inflexiones de voz y un permanente suspenso, que ensombrece la narración, como un intangible pero omnipresente manto.

El autor sabe rescatar los problemas del hombre común, sin caer en los tan explotados extremos de la mera visión epidérmica o la exacerbación del dramatismo hasta tornarlo sainete.

Desestimando esos habituales vicios, el autor compone relatos sólidos, poblados de personajes corrientes pero de una intensa densidad psicológica, que lo transforma en seres complejos, oscuros e incluso hasta contradictorios.

El segundo relato describe la oscura existencia de un individuo que mantiene una tórrida “relación” sentimental amparado en la fantasía y el anonimato que otorga el mundo virtual, pero que luego es incapaz de mantener el vínculo, una vez que ambos se encuentran en el mundo real.

El personaje comienza a confundirse y la distancia entre los dos mundos se torna difusa en su psiquis, hasta que cada vez se le vuelve más difícil hallarse a sí mismo fuera de los territorios de la cibernética.

El estilo narrativo es categórico y preciso, pese a la austera economía de recursos y a la eficaz dosificación de comparaciones y metáforas. Por otra parte, el autor confunde deliberadamente al lector, como para que éste se encuentre -una y otra vez- golpeado por los inesperados y duros epílogos de las historias.

La realidad se entrelaza tenuemente con la ficción, o tal vez con una realidad menos evidente, de corte más metafísico, pero que el escritor nos presenta como real.

Luis Fernando Iglesias demuestra una voz literaria interesante, original, inspirada quizá en maestros del género negro y de la literatura fantástica, pero sin ceder a la tentación de la imitación.

“Canciones de otoño” es una obra madura, atrapante, plagada de pequeños pero intensos dramas humanos y de seres mínimos pero de multifacético riqueza.

 

(Ediciones de la Banda Oriental)

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje