En la laguna de Carlos Perciavalle

Carlos Perciavalle ha encontrado una idea. ¿Dónde están el paraíso, el purgatorio y el infierno en Punta del Este? El paraíso es, por supuesto, su casa en la laguna; para que no quepan dudas, en la entrada hay un cartel con el nombre. El acceso al purgatorio está en los dos puentes de la Barra, un pueblo donde lo único que se puede hacer es entrar y salir con el auto; el infierno es José Ignacio, sin un solo árbol y con palacios de ricos y famosos. Eso es espíritu crítico e ingenio; la idea pudo proseguirse, y las desventuras de las vacaciones, que se venden como un paquete de pura felicidad, dan para más; pero Carlos, con su espíritu mercurial a lo Puck, no se demora y, secundado por Maximiliano de la Cruz, sigue el show, hace un reportaje, hay música en vivo; el espectáculo da, al fin, en los chistes de Andrés y Gerardo Tulipano. El artista ha conservado su “glamour”, su don de comunicación, su sintonía con el humor del público, su “timing” sin fallas, su increíble ángel, su gracia de agua cristalina que brota de un manantial intacto. Lo acompaña Maximiliano de la Cruz, muy atento a las evoluciones, palabras y miradas de Carlos, en una actuación seria que revela progresos. Más tarde aparece Bilú, que pasea por el escenario con elegancia y sobriedad, un cuerpo de agradables proporciones, para nada sensual, al que parecen levitar los luminosos destellos de sus ojos y la delicadeza de su sonrisa.

Carlitos sólo puede vivir y actuar a lo grande, como un rey; como el rey del café concert, una de las monarquías más duraderas de este mundo: agasajó a algunas de las mesas, entre ellas la de este crítico, con champagne, queso de cabra y carne de ñandú.

Al fin, cayó la noche sobre la laguna. El cielo echó mano a sus mejores azules índigo, a sus turquesas, a sus púrpuras, a sus majestuosos grises; fue vivo y cambiante, aunque no se alteró su transparencia. Todo un crepúsculo vespertino; pero habrá en la vida de Carlos nuevas y deslumbrantes auroras. *

NOCHE DE REYES, sobre una idea original de Alejandro Fontaina, libreto de Carlos Perciavalle, Andrés y Gerardo Tulipano, con Carlos Perciavalle, Maximiliano de la Cruz y Bilú. Cuerpo de baile : Santiago Granizal, Guillermo Fleitas, Marcelo Núñez, Marianela De León, Camila Pereira y Florencia Fernández. Orquesta: Hernán González (trombón), Luis Garimaldi (bajo), Pablo Mariani (guitarra), Pichu Villanustre (batería) y Sebastián Zinola (teclados), dirección de Mario Morgan.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje