OTRO GOLPE DURO PARA EL TANGO Y LA CULTURA URUGUAYA

Falleció el cantor Gustavo Nocetti

Había nacido en Montevideo el 6 de noviembre de 1959, iniciándose como cantor en su adolescencia. En 1976 ganó un certamen de voces en el Canal 5 y grabó su primer disco.

Viajó en 1978 a la ciudad de Buenos Aires, invitado por el pianista Atilio Stampone para cantar en la tanguería “Caño 14″. Allí aprendió los códigos del canto y el decir tanguero al lado de los mitos vivientes de la época como Roberto Goyeneche, Edmundo Rivero y Rubén Juárez.

También allí comenzó una ascendente carrera de cantante que lo llevó a intervenir en la orquesta de Armando Pontier y ser invitado por Edmundo Rivero para acompañarlo en el elenco que habría de protagonizar las veladas tangueras del “Cafetín de Buenos Aires” en la ciudad de Mar del Plata.

El legendario maestro Osvaldo Pugliese lo invitó junto a otros jóvenes valores para participar en el disco Futuro.

Luego, en 1983, ingresó como cantor estable de la Orquesta de Tango de la Ciudad de Buenos Aires que dirigían el bandoneonista Raúl Garello y el pianista Carlos García.

En los diez años en que estuvo radicado en la ciudad porteña forjó su personalidad y se perfiló como una promesa de la canción ciudadana con su fuerte, claro y hermoso timbre de voz, que sabía ajustarse a todas las letras que abordaba. Sus altos y bajos los manejaba con brillantez y sin esfuerzo aparente, haciendo creíble todo lo que cantaba. Con un excelente registro de barítono, sus interpretaciones eran de gran justeza, riqueza interpretativa y neto temperamento tanguero.

En 1987 con el septeto de Raúl Garello grabó dos discos Viva el tango y Tangos en homenaje a Woody Allen con dieciocho obras que llevan música de Raúl Garello y textos de Horacio Ferrer. Estos tangos los presentaron en espectáculos que realizaron en España, Holanda, Turquía, Japón y en el Teatro Solís de Montevideo durante un Festival Internacional organizado por Joventango.

En 1994, radicado en Montevideo, fue invitado por el maestro Federico García Vigil para participar en el ciclo “Galas de Tango” con la Orquesta Filarmónica de Montevideo, en donde se convirtió en una de sus figuras más atrayentes y aplaudidas, haciendo los tangos que tuvieron mayor éxito en los años cuarenta y que él sabía interpretar con estilo, sobriedad y buen gusto, integrado a la ampulosidad y al sonido de una orquesta de más de sesenta profesores.

Con ella viajó a ciudades del interior de nuestro país, a Buenos Aires, Brasil y Europa y hace unos tres meses se había presentado en España y Egipto. Viajó a Alemania con el espectáculo “Avenida Bandoneón” llevado por Joventango en 1997 y como solista viajó a Finlandia en 2000, junto con el cuarteto de Néstor Vaz y la cantante argentina Patricia Barone.

Gustavo Nocetti era además un conocedor de la historia del tango. El había estudiado a sus músicos, poetas y cantores, para conocer a fondo la historia de lo que cantaba. En una oportunidad le confesó a este cronista que él ponía discos de Gardel y que “cantaba junto con él” haciendo los altos y bajos del máximo cantor de tangos. “No para imitarlo, sino para estudiar sus graves y agudos, su estilo de decir el texto cantado, en definitiva, para aprender a cantar”, nos dijo en algún viejo reportaje.

Sin llegar a tener la popularidad de Julio Sosa, Nocetti supo de los halagos del triunfo y de ser reconocido, por los exigentes, como una de las mejores voces surgidas, dentro del tango, en el Río de la Plata.

Su última actuación, la cumplió el domingo 17 de noviembre en la Sala Zitarrosa acompañado por el cuarteto del bandoneonista Néstor Vaz, espectáculo que fue auspiciado por LA REPUBLICA.

La muerte lo encontró en el mejor momento de su vida artística, pero no así en su su vida personal. Hace un par de meses su hermano, Alfredo, sufrió un accidente de automóvil que lo tiene, desde esa fecha, en estado de coma en un sanatorio capitalino.

Termina mal el año para el tango, a la muerte de la actriz y cantante Tita Merello, hace una semana, se sumó luego la del pianista uruguayo César Zagnoli y ayer al mediodía la de Gustavo Nocetti. (Más información en página 13 de esta edición).

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje