Imprimir

Cárcel de Cabildo cierra  en setiembre

El traslado de las reclusas de la cárcel de Cabildo entró en su recta final y en setiembre, esa histórica cárcel cuyo edificio tiene más de 100 años, cerrará sus puertas. En total son 420 reclusas que recibirá el Centro Nacional de Rehabilitación, en el ex hospital Musto; en Uruguay hay 722 mujeres recluidas en todo el país.

El centro será metropolitano, y por eso también serán trasladadas allí las mujeres internadas en la cárcel de Canelones. “Con esto se terminará en Uruguay el hacinamiento en lo que refiere a mujeres privadas de libertad”, dijo a LA REPÚBLICA, Graciela Fulco, asesora en materia penitenciaria del Ministerio del Interior.

En sus comienzos el edificio de la calle Cabildo era atendido por las Monjas del Buen Pastor y habían allí 30 mujeres internadas y una capacidad para 100. “Lógicamente que con más de 400 reclusas ese edificio no podía seguir siendo utilizado para la internación de mujeres”, estimó Fulco.

Otra razón fundamental, además de hacinamiento, son las pésimas condiciones edilicias que de hecho llevaron a que una parte del edificio el año pasado fuera clausurada por recomendación de Bomberos, porque existía riesgo de derrumbe. Así fue que ya en abril de 2010, unas 100 mujeres fueran trasladadas al CNR.

Este traslado permitirá también separar a las reclusas según su perfil delictivo y conflictividad, un elemento fundamental para hacer efectivo cualquier plan de rehabilitación. “Por las condiciones de Cabildo prácticamente no se podían efectuar tareas de rehabilitación. Ahora, en el CNR ya se está acondicionando todo para un taller de confección, aulas para clases, sala de informática, idiomas, biblioteca, etc.”, contó la asesora penitenciaria. La población reclusa femenina ha crecido significativamente por hechos delictivos vinculados a la adicción, sobretodo de pasta base.

Las 120 mujeres que serán trasladadas en los próximos días pertenecen al grupo de alta peligrosidad.

 

Madres con hijos

En cuanto a las reclusas con hijos la política del Ministerio del Interior es separar a los niños del sistema común carcelario.

Un modelo de ello es el establecimiento “El Molino”, en el Paso Molino, donde hoy hay 30 mujeres con sus hijos alojadas en lo que fue un hotel de alta rotatividad. “El lugar se logró acondicionar de la mejor forma y ese es un modelo a reproducir”, indicó Fulco.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión