VIERNES 5. ASISTIRÁ EL MINISTRO DE TURISMO Y LA INTENDENTA DE LAVALLEJA

Renace el "Ventorrillo de  la Buena Vista" en Villa Serrana

La recuperación de la sin igual, incomparable y emblemática construcción, que fuera diseñada y erigida por el recordado arquitecto uruguayo Julio Vilamajó, tiende a potenciar al departamento de Lavalleja y al interior del país como alternativa al turismo de sol y playa.

La remodelación del ventorrillo incluirá un salón comedor “espectacular e innovador” a la clásica y única vista panorámica que tiene sobre el paisaje de las serranías. Y volverá a ofrecer una media decena de “coquetos y estilizados apartamentos” para dos, cuatro o cinco personas.

El restaurante servirá estilos variados de comida criolla y el complejo ofrecerá actividades de esparcimiento, recreación y aventuras al aire libre, como cabalgatas, ciclismo, caminatas.

 

Charla y ceremonia

La ceremonia protocolar comenzará sobre las 10.45 horas con la presencia del ministro de Turismo y Deporte, Héctor Lescano, la subsecretaria Liliam Kechichian, la intendenta de Lavalleja, Adriana Peña, los diputados departamentales, entre otras autoridades nacionales y operadores turísticos.

Sobre las 14.45 horas comenzará una charla para arquitectos y público interesado a la cual asistirá el decano de la Facultad de Arquitectura de la Udelar, Gustavo Scheps, y el presidente de la Sociedad de Arquitectos del Uruguay (SAU), Duilio Amándola. El arquitecto Aníbal Parodi Rebella disertará sobre la “Casa Museo Julio Vilamajó”.

La palabra “ventorrillo”, un vocablo casi en desuso, significa “hospedaje modesto en las afueras de una población”. La construcción es un símbolo de Villa Serrana, de Lavalleja y de todo Uruguay.

Al lugar se accede por la Ruta Nacional Nº 8 mediante dos entradas: una en el kilómetro 139,500 y otra por el kilómetro 145.

 

Destino turístico estratégico

La reconstrucción del “Ventorrillo de la Buena Vista” fue posible en el marco del “Programa de Mejora de la Competitividad de los Destinos Turísticos Estratégicos”, con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Para la recuperación y construcción de un centro de recepción para la posterior explotación del equipamiento hubo llamado a licitación pública para la presentación de propuestas. La explotación del lugar fue concedida por un plazo de cinco años, con opción a cinco años más.

El contrato de obra pública fue adjudicado a fines de 2008 a la empresa constructora Eberal SA. El proyecto estuvo a cargo de los arquitectos Lucía Rubio, Marcelo Viola, Guillermo Probst y Luis Zino. El concesionario es Alberto Vignale.

La restauración recepcionó sugerencias de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje