Belleza natural. El balneario de San José atrae a turistas de todos los rincones

Kiyú, la perla del Oeste

A Kiyú se accede al entrar unos 15 kilómetros desde la Ruta 1, tanto en el kilómetro 52 como en el 61. Formó parte de los campos de una gran estancia, dedicada a la ganadería. Primero fue propiedad de Juan María Pérez y luego la heredó la familia Ordeig.

En 1955 el Banco Industrial y Comercial de San José adquirió los terrenos y designó a Julio César Moreno, Julio Altieri y Mario Urdagaría para llevar adelante el primer fraccionamiento. En 1957 se realizó una promoción en la zona para la venta de los solares. En 1959 la Miss Universo colombiana Luz Marina Zuluaga, que se encontraba en Punta del Este, fue invitada especialmente para la inauguración del balneario. El banco le regaló un solar.

Cuarenta años más tarde, la Comisión de Kiyú volvió a convocarla para el festejo del aniversario de la playa y ella donó el terreno que le habían regalado. La Comisión Fomento inauguró, en diciembre de 2010, un salón comunal en las calles Luz Marina e Ibirapitá, en la zona del Parador Chico, justo donde empieza el Camino del Indio.

En Kiyú viven alrededor de 600 personas. El fraccionamiento tiene siete kilómetros de largo pero es una amplia zona rural que se caracteriza por sus plantaciones de papas y cítricos.

La principal preocupación respecto a la zona tiene que ver con la erosión, en parte provocada por la acción del hombre. Es una zona de barrancas con una composición geológica muy frágil, sometida al embate de olas y lluvias, que hacen que haya deslizamientos continuos.

La Intendencia de San José y el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Mvotma) contrataron un coordinador técnico para asesorar en la elaboración del Plan Local de Ordenamiento Territorial para Kiyú. El arquitecto elaboró un informe en el que recomienda, para mitigar el desgaste de las barrancas de San Gregorio y los médanos de Mauricio, minimizar las nuevas obras públicas y privadas, promover la conservación de la cobertura vegetal de los puntos más críticos y limitar nuevos loteos.

 

Un balneario que crece

Con la construcción de la doble vía en Ruta 1, la accesibilidad a esta zona se hizo más fácil y el balneario comenzó a adquirir valor desde el punto de vista turístico. En la actualidad hay una cantidad importante de edificaciones nuevas.

El balneario tiene varios campings. El Camping Las Acacias queda en la zona del Parador Grande. En esa bajada se instaló una especie de bar, construido de madera, donde se ofrecen tragos a los veraneantes y por allí nomás también funciona una chivitería.

Según los vecinos del lugar, la bajada está “muy bien iluminada”, aunque comentan que todavía hace falta mucha iluminación en el interior del balneario.

Otro camping de la zona es El Grillo. Queda entre el Parador La Familia y el Parador Grande, frente a la Asociación Médica. Tiene una escalera de hormigón con baranda para bajar a la playa. Hay parrilleros y mesas. Los baños son muy modestos pero con agua caliente. “Hay muy buena sombra, luz y agua”, dice su propietario, Torcey Cuello. Acampar allí tiene un costo de $ 80 por persona, por día. Al lado del camping funciona un comercio, con el mismo nombre, que ofrece comidas de todo tipo: de olla, pastas, parrilla, pizzería, panadería y chivitería.

El camping municipal funciona en la zona del Parador Chico y está a cargo de sus concesionarios. Tiene un costo de $ 130 por carpa. Se ofrece parrillero, agua potable, duchas con agua caliente y alumbrado público, pero no cuenta con servicio de tomacorrientes. Tiene una capacidad de 40 parcelas.

En el Parador Chico el horno es famoso y la pizza a la pala es muy buena. En la zona también funciona el Supermercado Díaz (es el único que lleva quiniela) y El Maragato, con servicio de comestibles y carnicería.

 

Mejoras

Actualmente se trabaja en la bituminización e iluminación de la calle principal, la doble vía que une al balneario de punta a punta. “Era una obra muy solicitada por la gente, por la famosa polvareda que había siempre, y es aspiración tenerla terminada para este verano”, dijo a LA REPUBLICA el asesor de turismo de la Intendencia, Hugo Ceretta. Informó además que este año hubo mejoras y reparaciones en cuanto a la accesibilidad. Se pusieron a punto las casetas de los guardavidas y algunas escaleras de acceso que estaban muy deterioradas. En la zona del Parador Chico se construyó un nuevo acceso.

En el nuevo Presupuesto se incluyó crear campings nuevos y modificar el lugar de algunos. “En el proyecto que se presentó a la Junta está hacer campings en todos los balnearios, con conceptos modernos y mejores servicios, por ejemplo de lavavajillas, servicios higiénicos satisfactorios y buen aprovisionamiento de luz y de agua. Se van a hacer en este período”, dijo Ceretta.

Por otra parte, expresó que es de interés de la asesoría de Turismo llevar a Kiyú a obtener el estatus de playa natural certificada. “La propuesta es que todos los balnearios del departamento lleguen a ese estatus, que es perfectamente posible. En el transcurso de este año se pretende ir iniciando todos los trámites”.

La Comisión de Actividades de Verano, en conjunto con el proyecto Uruguay a Toda Costa y la Intendencia, organizan actividades de todo tipo en todos los balnearios. Para este mes está previsto en Kiyú el encuentro de handball de juveniles y mayores. El sábado 12 de febrero se anuncia el recital de La Triple Nelson y el sábado 19, la 2ª Corrida Atlética en Ordeig.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje