Antitabaquismo. Grupos internacionales de salud pública aplauden la negativa de Uruguay a debilitar sus políticas contra el tabaco

Uruguay recibe solidaridad en medio de amenazas y demandas de Philip Morris International

Los grupos, incluidos American Cancer Society, Framework Convention Alliance, Campaign for Tobacco-Free Kids, Corporate Accountability International, InterAmerican Heart Foundation e International Union Against Tuberculosis and Lung Disease, reiteraron su gran apoyo a la postura del gobierno en contra del juicio iniciado por PMI, enfatizando la importancia que las leyes para el control del tabaco de Uruguay tienen para la salud y el bienestar de los ciudadanos de Uruguay. Los grupos también ofrecieron brindar asistencia técnica y legal para el gobierno de Uruguay.

Las leyes para el control del tabaco de Uruguay son unas de las más fuertes del mundo ya que requieren advertencias sanitarias gráficas en el 80% del paquete y establecen una política de un paquete por marca; política adoptada para disuadir el uso de paquetes con colores y otros símbolos por parte de la industria tabacalera con el fin de sustituir los descriptores engañosos tales como “ligero” y “con bajo contenido de alquitrán”.

El 27 de febrero de 2010, PMI anunció que había solicitado el arbitraje del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas del Banco Mundial. PMI sostiene que el uso de una única presentación de una marca, como también el uso de advertencias sanitarias gráficas que ocupen el 80% de los paquetes de tabaco, implica un riesgo para sus inversiones. Este juicio constituye una maniobra legal diseñada para forzar al gobierno de Uruguay a debilitar sus leyes para el control del tabaco y, por lo tanto, que ya no protejan eficazmente a sus ciudadanos contra las consecuencias mortales del consumo de tabaco.

En otra carta de apoyo que se envió anteriormente este mes, los grupos internacionales sostuvieron que el juicio de Philip Morris es falaz y carece de fundamentos y que Uruguay posee argumentos convincentes ante cualquier tribunal internacional en función del hecho de que “todas las medidas para el control del tabaco que implementó Uruguay se basan en evidencias científicas y respaldadas por el primer Tratado Internacional de Salud Pública, el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) de la OMS”. Asimismo, los grupos internacionales ofrecieron apoyo técnico y legal para Uruguay en su caso contra PMI.

Si PMI, mediante la presión que ejerce sobre Uruguay, un país reconocido mundialmente como líder en el control del tabaco, triunfa en su intento por debilitar las leyes de salud pública para el control del tabaco de Uruguay, ello tendrá repercusiones en todo el mundo y dará el indicio de que los países pueden ser intimidados por la amenaza de juicios iniciados por empresas multinacionales como Philip Morris International. También socavará el impacto del Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) de la Organización Mundial de la Salud. El CMCT requiere que los países que lo han ratificado implementen medidas con sustento científico para reducir el consumo de tabaco. Los gobiernos del mundo no deben sentir que pueden ser víctimas de las amenazas legales de PMI por implementar las medidas eficaces que reducirán los efectos devastadores del tabaco para la salud, la vida y la economía de un país.

Uruguay es uno de los 22 países que han aprobado o implementado advertencias sanitarias gráficas para el 50% o más del paquete y uno de los únicos 10 países que tienen advertencias sanitarias gráficas mayores al 50%. El gobierno de Australia recientemente aprobó la implementación de un empaquetado sencillo o un empaquetado estandarizado que no permite la presencia de colores o marcas identificatorias tales como imágenes o logos. Además, el parlamento de Honduras recientemente siguió el ejemplo de Uruguay e implementó advertencias gráficas para el 80% de los paquetes de tabaco.

Las etiquetas con advertencias sanitarias grandes e ilustrativas en los paquetes de tabaco son un componente esencial de una estrategia nacional para reducir el consumo de tabaco. Las investigaciones indican que las etiquetas de advertencia eficaces generan conciencia sobre los riesgos relacionados con el consumo de tabaco y pueden influenciar sobre futuras decisiones respecto del consumo de tabaco. Las etiquetas de advertencia grandes y gráficas pueden motivar a los fumadores a dejar de fumar, desalentar a los no fumadores para que no comiencen a fumar y evitar que los ex fumadores vuelvan a fumar. Por ejemplo, las advertencias gráficas e impactantes de Brasil, como también otras medidas para el control del tabaco, han reducido la prevalencia nacional de consumo de tabaco de 34 a 17%.

Está claro que Philip Morris International optó deliberadamente por iniciar un juicio contra Uruguay para enviar un mensaje a otros países que procuran proteger a sus ciudadanos contra los efectivos nocivos del tabaco. En noviembre de 2010, Uruguay realizará la cuarta Conferencia de las Partes (COP) en la que se reúnen las naciones que han ratificado el CMCT para llegar a un consenso sobre las directrices del tratado. En una carta enviada al presidente Mujica, los grupos internacionales también sostuvieron que “la COP constituye una oportunidad para que el gobierno de Uruguay realice un pedido formal a las 169 Partes a fin de crear un mecanismo y desarrollar una estrategia que no sólo proteja a Uruguay, sino también al resto de los países, contra maniobras similares”. Le ofrecieron su ayuda al gobierno uruguayo para llevar a cabo este pedido y buscar el apoyo de otros países que sean Parte del CMCT para esta iniciativa.

Se deben tomar medidas inmediatas para detener a la industria tabacalera en sus intentos por socavar las leyes y políticas fuertes para el control del tabaco. La Organización Mundial de la Salud sostiene que el consumo de tabaco ya mata a 5,4 millones de personas por año y que la epidemia está empeorando, especialmente en los países en vías de desarrollo en los que más del 80% de las muertes causadas por el tabaco se producirán en las próximas décadas. A menos que se tomen medidas urgentes, en este siglo morirán mil millones de personas en todo el mundo como consecuencia del consumo de tabaco.

Con sede en Washington, D.C., la Campaña para Niños Libres de Tabaco es un líder en la lucha para reducir el consumo de tabaco y sus consecuencias devastadoras en los Estados Unidos y en todo el mundo. Como parte de la Iniciativa Bloomberg para Reducir el Consumo de Tabaco, la Campaña trabaja con los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales en la promoción e implementación de políticas públicas para reducir el consumo de tabaco. Visite www.tobaccofreecenter.org

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje