Sabado 19 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • Ambiente. Más baratas y de mejor aprovechamiento térmico

    Bioconstrucción: casas de barro y paja

    El barrio se llama Guyunusa, como la india charrúa integrante del grupo nativo uruguayo. Está liderado por mujeres jefas de familia, y la constucción se ha hecho en Solymar (Canelones, Uruguay). Son cada vez más los uruguayos que eligen construir sus viviendas de forma ecológica.

    Sábado 27 de febrero de 2010 | 07:22
    Semejanza. Las casas se construyen con los elementos que facilita el medio.

    La construcción en barro y paja como techo no es novedad en Uruguay, porque fueron las primeras construcciones de los paisanos en medio del campo. El problema es que no existe mercado, ni mano de obra especializada, para la llamada bioconstrucción.

    Las viviendas hechas con tierra permiten ahorrar energía y constituyen un aporte a la mitigación al cambio climático, ya que su construcción emite menos gases de efecto invernadero que las técnicas tradicionales. También es posible generar dentro de ellas un ambiente agradable, aislado de temperaturas extremas y de la humedad.

    Pero, sobre todo, permite la autoconstrucción y autoproducción de sus componentes, lo que las vuelve más económicas. Incluyendo mano de obra, asesoramiento de arquitectos y otros rubros, una casa de tierra cuesta en Uruguay entre 500 y 600 dólares el metro cuadrado, mientras que una casa de hormigón y ladrillos de arcilla cocidos sale aproximadamente el doble, entre 900 y 1.000.

    En el medio rural de Uruguay las viviendas se construyeron con los materiales que ofrecía la naturaleza: tierra, madera, paja. Esas técnicas, que ahora se llaman bioconstrucción, se transmitieron de generación en generación y aún hay quienes sostienen la tradición, aunque sus experiencias permanecen casi invisibles.

    El auge de la bioconstrucción llegó en la década de 1990, cuando un grupo de arquitectos comenzó a investigar sobre el uso de la tierra, al tiempo que se incorporaba el tema a los programas de la Facultad de Arquitectura de la estatal Universidad de la República (Udelar).

    En los últimos 15 años se construyeron unas 100 casas con participación de arquitectos, y otras 100 fueron levantadas por sus propios dueños, sin la intervención de técnicos.

    La demanda de técnicas sustentables está en ascenso, pero no hay una normativa adecuada, tampoco un mercado de venta y producción de materiales ecológicos ni mano de obra especializada. Esos son los elementos para promover una construcción alternativa, explicó la arquitecta Rosario Etchebarne, especialista en bioconstrucción y profesora e investigadora de la Udelar.

    “Hay mucha demanda por parte de la población y mucha gente que se ha animado a experimentar, pero las autoridades todavía tienen un poco de recelo, porque aún faltan normas técnicas para los procesos de construcción y tienen miedo a lo experimental”, señaló.

    Según dijo Etchebarne a Tierramérica, las técnicas más utilizadas son tres: el adobe, (ladrillo sin cocer; un bloque de tierra comprimida (BTC), que se elabora con una maquinaria especial; y la fajina, un panel de madera que lleva tierra estabilizada con paja y otros componentes, para las paredes.

    “La bioconstrucción incorpora muchos conceptos de sustentabilidad. La base de todo está en que hay un ahorro de energía”, describió. “Permite un diseño bioclimático, y cada uno puede construir y producir los materiales, por eso es interesante que las políticas públicas promuevan centros de producción del componente, donde la persona, a través de un pequeño acuerdo, pueda hacer sus bloques y así construirse una casa con materiales naturales”.

    “Es un real aporte a la mitigación del cambio climático, porque no estaríamos emitiendo nada de dióxido de carbono al ambiente, ya que el cemento utilizado es mínimo”, explicó.

     

    Experiencia Guyunusa

    Sobre esta base, una de las experiencias más interesantes y recientes de construcción en tierra es Guyunusa, cooperativa de viviendas por ayuda mutua ubicada en Ciudad de la Costa, Solymar Norte, cuyas 10 casas fueron construidas en barro, mediante un préstamo del Ministerio de Vivienda.

    “Elegimos la construcción porque queríamos tener viviendas más baratas y saludables. Se hizo una investigación buscando diferentes técnicas y llegamos a la conclusión de que la vivienda en barro era más sana y más térmica, más económica y al alcance de todo el mundo”, dijo a su vez Silvana Delfino, integrante de la cooperativa.

    “No es nada nuevo: el ser humano ha vivido en casas de tierra aquí y en otras partes del mundo”, añadió. El proyecto del complejo habitacional Guyunusa incluye además un sistema de saneamiento ecológico, pues está ubicado en una zona no conectada a la red, que fue financiado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

    La idea de la cooperativa es “mostrar que, con poco dinero, se pueden tener viviendas dignas y respetuosas del ambiente”.

    En las afueras de Montevideo, en las experiencias autogestionarias Comunidad del Sur y La Wayra, varias familias construyeron también sus viviendas ecológicas con la ayuda del arquitecto alemán Heiner Peters, quien visitó Uruguay y transmitió sus conocimientos.

    Del mismo modo, se han construido algunas casas de verano cerca del mar o de fincas rurales, de gran porte. “Este tipo de construcción no tiene ningún misterio. Antiguamente la gente se instalaba en un lugar y construía sus viviendas con lo que tenía a su alrededor. El problema es que quizás hemos desaprendido algunas cosas”, dijo a su vez Hugo Costa, integrante de La Wayra.

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    Publicá tu comentario