*

LARED21 Regresá a la página de inicio LARED21 Regresá a la página de inicio Enviar Send Bien OK Buscar Search Usuario User Artículo Article Abrir en nueva ventana Open in new window
Iniciar sesión Registro
Último momento
Último momento

Mística. La astróloga Verónica Lavalle en La Sobremesa del Domingo

Lo que falla no es la Astrología, sino la persona que la interprete

A muy temprana edad Verónica Lavalle ya sabía su destino. Luego de formarse como astróloga en Buenos Aires, desde hace 20 años predice el futuro de los uruguayos. Para 2010 asegura que el país "asomará la cabeza" y confirmó que este año será excelente para los capricornianos y también para los taurinos.

Escrito por: Genoveva Malcuori | Guzmán Laguarda |

hs

“Soy astroanalista y me dedico a conocer a la gente. No puedo ni ir al supermercado porque me cuentan la vida de todo el mundo y lo que les pasa. No solamente me saludan, pero me encanta”, comenzó diciendo la entrevistada a LA REPUBLICA.

 

Formación

¿Dónde estudiaste?

–Estudié en Argentina, en CABA (Centro Astrológico de Buenos Aires), que es la Escuela de Astrología de Argentina. Hay escuelas en casi todo el mundo, menos en Uruguay.

 

–¿Hoy en día sigue sin haber una?

–Boris Cristoff da clases pero no hay una escuela. En Europa te dan títulos. Sobre todo en Alemania e Inglaterra es una carrera profesional. Y en Argentina, en los últimos tiempos se ha desarrollado bastante bien, porque las empresas grandes, sobre todo las multinacionales, no toman un psicólogo para entrevistar al posible empleado, sino astrólogos. Antes de venir acá –porque hace 20 años que estoy viviendo en Uruguay–, el presidente de la Asociación de Psicología me había ofrecido estar como astróloga.

En Argentina, en la primera entrevista que tenés con el psicólogo también está el astrólogo, que pide los datos; en la segunda entrevista están el astrólogo, el psicólogo y el paciente. Una vez que el astrólogo vio dónde pueden estar los problemas –no se pierde tiempo buscándolos–, el psicólogo se encarga de eso.

 

–¿Cómo nace la inquietud por la Astrología?

–Yo creo que ya es algo que uno tiene como misión. Tengo la suerte de hacer lo que me gusta. En mi caso, ya desde niña, el aferrarme a todo lo que es fantasía, el creer que el imposible no existe; eso te abre más la imaginación. Estudié Astrología porque creo que tener la Luna en Capricornio –Capricornio, que es tener los pies sobre la Tierra– me hizo buscar dentro de todo lo que es oculto.

La Astrología tiene bases fundamentales en las matemáticas astronómicas. Yo te puedo decir que te va a ir de determinada manera y sé por qué; no porque lo vi o lo presentí, sino porque tengo una base.

 

–¿No tenés poderes sobrenaturales?

–No. Cualquiera puede ser astrólogo. Después podés ser bueno o malo, porque la Astrología es muy difícil, sobre todo al interpretarla. Pero yo no creo que lo que falle sea la Astrología en sí, sino el ser humano que la interpreta.

 

Astrología y poder

–¿La astrología está bien considerada en el mundo?

–En Europa está muy bien considerada. No olvidemos que desde Reagan a Hitler usaron siempre astrólogos para saber qué hacer. Digamos que siempre dentro del poder hay Astrología. Es algo serio; yo no te digo “presiento”, ni me pongo una túnica. Hago un mapa astrológico del lugar donde naciste, tomo latitud y longitud. Después, con las Efemérides Astronómicas, sitúo los planetas en el momento en que estabas naciendo, y de ahí los planetas en movimiento, desde el momento de tu nacimiento hasta hoy. Después viene la interpretación del astrólogo, y ahí es donde podemos fallar.

 

–¿En nuestro país el poder también la utiliza?

–No lo sé. Todavía a la Astrología se la tilda como si fuese parecida a tirar las cartas. Yo he escuchado a personas que hacen un cursito de tres días. En mi caso, estudié siete años. Creo que en Uruguay no se sabe bien lo que es la Astrología. Es una ciencia exacta: la equivocación puede estar en mí, no en la ciencia.

 

–¿Nunca se acercó ningún político?

–Sí, pero no creo que Uruguay sea un país para tomar grandes decisiones donde se necesite consultar a un astrólogo.

 

O sea, ¿te han consultado por cuestiones personales pero no para tomar decisiones a nivel de gobierno?

–Claro.

 

Predicciones

–¿Hay alguna predicción para este año en Uruguay ?

–No la hice. Pero todavía Uruguay tiene dos cosas fundamentales que están impidiendo el desarrollo económico. Primero, no debemos olvidar que no debemos tomar a un país como al único al que esto le va a suceder. Yo tengo unos fascículos que escribí en el año 91 donde decía que cuando Plutón, en 2008, ingrese en el signo de Capricornio, va a haber grandes cambios a nivel de lo que es poder y a nivel de lo que es material.

Ya decía ahí que una de las grandes potencias, como podía ser el dólar, iba a caer, y a partir de ahí iba a cambiar todo lo que era el mercado económico. Hoy eso ya no lo quiero decir, porque si lo digo van a decir “bueno, quién no se dio cuenta”. Pero por suerte tengo los fascículos de hace 18 años y grabaciones de hace 10 años en donde ya lo estaba diciendo. Ahora estamos en 2008 y está sucediendo. Esos grandes cambios a nivel mundial están afectando a todo el planeta. Pero en Uruguay, y en toda Sudamérica, empieza una etapa de crecimiento. Esta necesidad de independizarse de los grandes para empezar a liderar un poco, al menos dentro de su propia casa, no es casual y me parece bárbaro, porque es el futuro del mundo. Acá todavía hay crecimiento por explotar.

 

–Retornando a Uruguay, ¿qué nos podés decir?

–En 2007 dije que a mitad de año iba a ver un parate bastante importante, que fue lo que sucedió.

 

–¿A qué te referís cuando decís “un parate”?

–Económico. Si uno quería invertir, sobre todo en grandes inversiones, había que hacerlo en la primera etapa de 2007 y no en la segunda. Pero este año es muy bueno, mejor que el año pasado. De todas maneras, sigue habiendo grandes tensiones a nivel político.

Pienso que Uruguay asoma la cabeza en 2010. Va a poder decir: “Bueno, ahora estamos nosotros”, “ahora somos lo que queríamos” o “tenemos lo que buscábamos”. Recién ahí va a haber una tranquilidad en todo, sobre todo económica.

 

–En cuanto al futuro presidente, ¿nos podés adelantar algo?

–No, ni idea.

–Y sobre el partido político que van a ganar, ¿tampoco?

–No. Ahí ya entraría en presentimiento y no en astrología.

 

¿Los presentimientos no son predicciones?

–El presentimiento no es Astrología. Además, yo tengo la luna en Capricornio. O sea: cuando digo algo, me gusta hacerlo con seguridad.

Fijate que hay gente que hace un curso de Horóscopo Chino o un curso de tres días de Astrología y sale hablando en televisión, donde te escucha mucha gente; eso es peligroso. Pienso que si esto no lo tomamos en serio va a seguir siendo una risa, y yo lucho para que no lo sea.

Profesionalidad

–¿Hay mucha competencia acá?

–No, hay poca. ¡No hay escuelas!

 

–¿Y los 0900?

–Prefiero no opinar de eso. Yo tengo un 0900 ahora, pero es momentáneo, y ahí doy las predicciones que di en el canal. Trabajo con el SMS, y en esos mensajes de texto aparece lo mismo que digo todos los días en televisión. No es que esté en contra de los 0900 ni los SMS; estoy en contra de quien lo pueda realizar.

Sabemos que en los diarios también ocurre, por ejemplo, poner el horóscopo de la semana pasada. Es una falta de seriedad. Y eso es bravo. Un médico sale al aire, y si no es médico lo llevan preso. Pero en esto ponen a cualquier persona que no estudió y la gente se lo cree; es un peligro.

 

–En Uruguay, a diferencia de otros países, ¿la Astrología está mal considerada por ese tipo de hechos o por otra razón?

–Sí, por ese tipo de hechos. Hoy en Argentina, donde la Astrología es muy respetada, si va alguien que dice que es astrólogo y sale en televisión a decir algo, como hay dos escuelas muy grandes –la CABA, donde estudié yo, y Casa Once, que es una escuela nueva con una mente totalmente difere
nte que me encanta–, no lo van a permitir. Van a decir: “Perdón, esa persona que dice que es astróloga, ¿dónde estudió?”

 

–¿Nunca te interesó la docencia para abrir tu propia escuela?

–No, no tengo paciencia. Una vez quise traer la Escuela de Astrología de Argentina, pero no pude, porque la parte de docente la tengo totalmente muerta. Creo también que es la gente la que tiene que decir algo, por ejemplo preguntarse dónde estudió esa persona que está contratando, o por qué va a estar en mi programa o en mi canal.

 

–¿Cuál es la principal herramienta que utilizás para hacer las predicciones?

–Las Efemérides, de donde saco la posición de los planetas todos los días, con la hora de nacimiento, la fecha y la ciudad donde nació. Lo ingreso en la computadora, donde tengo un programa que te hace los cálculos de la posición de cada planeta. Una vez que tengo la carta, comienzo a hacer una interpretación de lo que te va a pasar.

 

–¿En la computadora tenés un programa especial para hacer los cálculos?

–Sí.

 

–¿Y antes, cuando no existía el programa de computadora?

–Se hacía todo a mano. Yo no sé cómo se podía vivir, porque era todo una masa. Esto de la computación fue maravilloso. Pero la verdad, yo tengo computadora ya desde el año 86, cuando todavía era muy difícil y los programas que utilizaba eran alemanes e ingleses, donde la Astrología es sagrada.

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad — Preguntas frecuentes

Nos alegra que regreses

Completá tus datos para iniciar sesión

¿Querés ser parte de nuestra comunidad?

¡Registrate ya! Sólo te tomará un minuto.

¡Únete a la comunidad!

Completá el formulario para crear una cuenta

¿Ya formás parte de nuestra comunidad?

¡Iniciá sesión ya! y disfrutá de todo lo que tenemos para ofrecerte.