*

Domingo 20 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • Los niveles de glucosa y el comportamiento en niños diabéticos

    Miércoles 17 de octubre de 2007 | 03:18

    En niños con diabetes tipo 1, los niveles elevados de glucosa potencian conductas negativas, como la agresión, la delincuencia y la hiperactividad, según indica un estudio recientemente publicado en “Diabetes Care”. Un equipo del Royal Children’s Hospital y de la Universidad de Melbourne (Australia) señala que “los padres de niños con diabetes tipo 1 suelen mencionar que son capaces de detectar los cambios en la glucosa a través de los cambios en el patrón de comportamiento de sus hijos. No obstante, esto es completamente anecdótico y, hasta ahora, existe muy poca información sobre ese fenómeno”, añaden los autores. Por ello, el equipo estudió a 42 niños de 5 a 10 años con diabetes tipo 1 durante más de dos años. El nivel promedio de A1c al inicio del estudio era del 8,2%. Cuarenta niños estaban recibiendo insulina dos veces al día y dos recibían tres a cuatro inyecciones de la hormona al día. Cada participante usó un monitor continuo de la glucosa durante 72 horas en dos ocasiones, con seis meses de diferencia. Los padres respondieron el cuestionario Behavior Assessment System for Children en esos dos momentos. El valor promedio general de glucosa en sangre era más alto que el normal, como también la calificación de los comportamientos negativos. El porcentaje promedio de tiempo dentro de rangos glucémicos altos era del 42,4%. El equipo observó una relación estadísticamente significativa entre el nivel promedio de glucosa en sangre y la calificación promedio de comportamientos negativos. “Por cada 5% más de tiempo dentro del rango glucémico normal, se reducía un punto la calificación del comportamiento negativo; y por cada 5% más de tiempo dentro del rango glucémico alto, aumentaba un punto la calificación”, señala el equipo. “Los comportamientos externalizantes en niños, como la agresión, la hiperactividad, la alteración de las actividades, etc., pueden afectar la calidad de vida de la familia y el clima en el aula”, comenta el autor. Por lo tanto, el estudio es importante tanto para los padres como para los maestros de niños con diabetes en nivel primario, concluyen los autores.

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    Publicá tu comentario