ENTREVISTA A ALEJANDRA FORLAN, RESPONSABLE DE "PUNTO MUERTO", CAMPAÑA DE PREVENCION DE ACCIDENTES DE TRANSITO

"Hay que educar en la prevención y los adultos no dan el ejemplo"

La entrevistada nos recibió muy amablemente en su casa de Carrasco. El primer tema al que se refirió fue “Punto Muerto”, proyecto que surgió a raíz del aumento de los accidentes de tránsito en nuestro país. Ella misma sufrió uno de ellos, que cambió su vida a los 17 años.

Aunque tiene muchas expectativas, confesó que es todo un desafío tratar con liceales y dijo no sentir temor. “Voy a tratar de llegarles con sus códigos; tengo buen ‘feeling’ con ellos”, aseguró. De cualquier modo, hacer entender a los jóvenes que si van a conducir no deben ingerir alcohol no es una tarea sencilla. “Quiero que comprendan que esa diversión les puede quitar la vida. Sé que es difícil, pero si puedo hacer recapacitar a dos chicos de 30 ya me quedo contenta”, subrayó.

Alejandra reflexionó sobre la situación actual de nuestro país en la materia. “En Uruguay hay que educar en el tema y los adultos no dan el ejemplo. Somos hijos del rigor y creo que hay que ser más severos con las leyes y con el examen de espirometría”, sostuvo, y agregó que, aunque es necesario que los jóvenes se adecuen a las normas, no por ello deben “dejar de divertirse”. “Si uno tomó, el fin de semana que viene no debe hacerlo. Que se vayan turnando al volante o que se tomen un remise”, graficó la hermana del delantero de la selección, quien observó que no hay muchas publicidades en los medios en materia de prevención de accidentes.

 

“Luché y le gané a la muerte”

Alejandra dijo que llevar a cabo la campaña no le provoca revivir el accidente, ya que de lo negativo rescata cosas positivas para contribuir con la sociedad. “Estuve al borde de la muerte pero luché y le gané, a pesar de que me quedaron secuelas. Pienso en el presente, no en el pasado, y sé que puedo ayudar para que muchos no pasen por lo mismo que yo”, enfatizó.

La iniciativa, liderada por la hermana del futbolista del Atlético Madrid y por la psicóloga María Sol Doria, comenzará hoy en diversos liceos públicos y privados de Montevideo. Varios centros del interior quieren contar con su presencia. “Gracias a los auspiciantes que me apoyan puedo realizar Punto Muerto, pero sólo en Montevideo. Voy a ir de a poco, pero me halaga que quieran contar con mi presencia en el Interior”, subrayó.

La entrevistada, además de ser psicóloga de adolescentes y adultos egresada de la Universidad Católica, es máster en Consultoría y Recursos Humanos en la Universidad de las Islas Baleares y agente FIFA. Con respecto a este último título, manifestó que realizó el curso porque es una apasionada del fútbol. “Me acuerdo de que le preguntaba todo el tiempo por el curso a mi amigo Gustavo Nikitiuk (ex jugador y agente) y lo enloquecí tanto que lo terminé haciendo. Soy la única mujer agente FIFA en mi país, y la única en el mundo en sillas de ruedas”, dijo riendo.

 

“Con el inconsciente  nunca se sabe”

Alejandra no tuvo inconvenientes en hablar del accidente en el que perdió la vida su novio y la suya cambió radicalmente. El siniestro se produjo el 14 de setiembre de 1991, cuando tenía 17 años, al regresar de un baile. “Veníamos para mi casa bajando por Coimbra hacia Carrasco, y yo me di cuenta de que el auto se fue de carril y lo vi a Gonzalo pestañeando. De pronto el coche empezó a hacer trompos y nos dimos contra una palmera. En esos segundos me pasó toda la vida, y a Gonzalo lo vi muy mal, me pareció verlo muerto”, señaló Alejandra.

A pesar de la traumática experiencia, no se la notó ni emocionada ni dolorida, como sí se la vio en la presentación de Punto Muerto. “Ahí se me removieron pila de cosas; fue un momento muy especial porque estaba toda mi familia y los seres que quiero y que me ayudaron a salir adelante. Creo que superé el accidente, pero con el inconsciente nunca se sabe. Yo vivo con lo que me pasó; marcó un antes y un después en mi vida”, admitió.

Interrogada sobre si le molestaba que le dijeran que es un ejemplo de vida, confesó que no le disgusta mientras eso colabore con que los jóvenes no tengan más accidentes. “A veces lo veo como un título que ponen los diarios para vender, pero no me molesta. Tampoco me siento un ejemplo de vida, pero en el fondo soy una privilegiada porque muchas personas en mi situación no tienen ni para vivir. Mi familia y mis amigos me ayudaron a salir adelante”, apuntó.

 

“Uruguay no está  preparado para vivir  con discapacitados”

A causa del accidente, Alejandra quedó cuadripléjica. En su opinión, Uruguay no es un país que acoja bien a los discapacitados, ya que en la práctica no tienen las mismas oportunidades ni los mismos derechos. Eso le molesta. “No todos los lugares tienen rampa, por eso creo que no estamos preparados para vivir con personas con discapacidad”, afirmó.

Luego de tomarse su tiempo, como su hermano en el área a la hora de definir, confesó que no se siente discriminada por la sociedad y dijo que hace valer sus derechos como discapacitada. “Me irrita cuando estoy en un lugar haciendo una cola y no me hacen pasar primero. Nosotros tenemos derechos y mucha gente no lo quiere saber”, dijo enfadada. Explicó que ser o no ser discapacitado es muy relativo, y se preguntó quiénes son discapacitados y quiénes no lo son. “A mí me pueden ver como discapacitada porque no camino, pero el de al lado puede tener una discapacidad que no es visible”, graficó.

Para finalizar, la hija de Pablo, el ex campeón del mundo con Peñarol en 1966, señaló que pertenecer a una familia famosa tiene sus ventajas. “Creo que ser una Forlán me ayudó a poder llevar a cabo la campaña. Pero si hubiera nacido en otra familia igualmente hubiera hecho lo imposible para realizarla, porque siempre me gustó ayudar a la gente”, finalizó. *

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje