*

LARED21 Regresá a la página de inicio LARED21 Regresá a la página de inicio Enviar Send Bien OK Buscar Search Usuario User Artículo Article Abrir en nueva ventana Open in new window
Iniciar sesión Registro
Último momento
Último momento

COMO CADA 3 DE JUNIO, FLORIDA RECIBIO A MILES DE VISITANTES QUE LLEGARON PARA ALABAR A SAN CONO

El santo de la buena suerte

Tres de junio en domingo y con sol. Hacía años que la fiesta de San Cono no era redonda, pero esta vez se dio. Miles de visitantes llegaron a Florida para alabar al santo o simplemente para conocer la ciudad en su día más atractivo. Comerciantes, excursionistas y quinieleros, agradecidos.

Escrito por: GELSI AUSSERBAUER

hs

Florida no sabe hablar de otra cosa. En una ciudad donde se multiplican las iglesias y la cúpula del seminario descolla en el paisaje, San Cono es la máxima fiesta anual, incluso por sobre el Desfile de los Patricios que se celebra el 25 de agosto.

La ciudad, de añeja raigambre histórica -para muchos, aquí nació la patria- recibe, sin embargo, el mayor contingente de turistas cada 3 de junio.

Los diarios locales anunciaban que 200 ómnibus llegarían a la terminal durante el fin de semana. No se equivocaron. El domingo transitaron por la terminal local 112 coches sólo hasta la hora 19.00. El día anterior se calculaba que la cifra total había ascendido a 90. Cada uno de los micros, desde muy temprano, regresan a Montevideo con varias personas de pie.

Un domingo templado y soleado, de esos que han escaseado en los últimos años por estas fechas, permitió que los fieles al santo floridense se multiplicaran. En las manzanas que rodean la capilla de San Cono, ubicada en la calle José Enrique Rodó, estacionan decenas de ómnibus que trasladan excursiones de todo el país y automóviles con variadas matrículas.

La fiesta ya había comenzado el sábado. La extensa feria que se extiende por la calle Rodó a lo largo de varias cuadras -desde Miguel Calleros hasta casi el río Santa Lucía- ya estaba instalada desde entonces. Es, para muchos, la principal atracción de estas fechas. Cientos de comerciantes de todo el país llegan cada año para ofrecer artesanías, ropa y comida a turistas y locales, ávidos de recorrer la calle que el domingo de mañana se vuelve intransitable.

Esa noche, a pesar del intenso frío, los fieles colmaron la capilla del santo para asistir a una misa y escuchar la banda militar, que cada año toca populares canciones frente a un numeroso público. A diferencia de otras ocasiones, el recinto donde se acumulan las valiosas ofrendas que recibe el santo más mimado del país permaneció cerrado y no pudo visitarse hasta ayer.

Se sabe: San Cono llegó de Salerno en 1885. Desde entonces, el santo fue acumulando milagros y ofrendas, y se volvió famoso cuando el 03 salía a la grande, puntualmente, en los primeros días de junio. Desde hace años la cifra está limitada, pero el santo continúa trayendo buena suerte a Florida, al menos una vez al año. Sin ir más lejos, la escuela de la zona y varias casas de familia ofrecen variados menúes y hasta permiten pasar a los visitantes al baño a cambio de cinco pesos.

 

Ya no es lo que era

Un recién llegado puede pensar que las cuatro cuadras por las que se extendió la procesión en las calles de la ciudad, a partir de la hora 14.00, son prueba suficiente del éxito de San Cono. Algunos veteranos, sin embargo, insisten en que las épocas doradas del santo ya pasaron: años atrás -aseguran- los devotos se amontonaban a lo largo de 700 metros para seguirlo.

Otros van más lejos, y señalan que cada 3 de junio llegaban más excursiones, o que la feria se extendía por algunas cuadras más, hasta la avenida Independencia, la más importante de la ciudad.

También se escuchan quejas sobre la calidad de los festejos. No falta quien mencione que ya no hay parlantes instalados a lo largo de la feria para actualizar en tiempo real los agasajos que recibe el santo, o que la variedad y la calidad de los productos que se ofrecen han descendido con el tiempo. Tampoco falta quién se pregunte por el destino de las millonarias ofrendas, que incluyen, desde hace décadas, terrenos, casas y automóviles.

En la feria, es frecuente escuchar a los comerciantes renegar por el precio que debieron abonar por ofrecer sus productos durante un par de jornadas.

-A ver si dejan pasar a la gente, que hoy hablé mucho y vendí poco- se queja un feriante mientras pide pororó a una niña que pasa-. ¿Cómo voy a recuperar los 4.200 pesos que pagué por estar acá?

Las críticas no empañan su popularidad. San Cono es la atracción de la ciudad por excelencia, y no hay floridense que se resista a darse una vuelta por la calle Rodó.

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad — Preguntas frecuentes

Nos alegra que regreses

Completá tus datos para iniciar sesión

¿Querés ser parte de nuestra comunidad?

¡Registrate ya! Sólo te tomará un minuto.

¡Únete a la comunidad!

Completá el formulario para crear una cuenta

¿Ya formás parte de nuestra comunidad?

¡Iniciá sesión ya! y disfrutá de todo lo que tenemos para ofrecerte.