CAMBIO DE SEXO

Cardenal Sturla: Es un “grave error” autorizar cambio de sexo a menores sin anuencia de sus padres

El arzobispo de Montevideo, cardenal Daniel Sturla, opinó que es un “grave error” el artículo del proyecto de Ley del gobierno, sobre el “Derecho de las personas trans”, en el cual se autoriza a menores de 18 años el cambio de sexo sin el consentimiento de sus padres.

cardenal-sturla (1)

El próximo lunes 2 de abril sesionará la Comisión de Población, Desarrollo e Inclusión de la Cámara de Senadores para recabar la opinión de diferentes organizaciones sociales sobre el proyecto de Ley del Ministerio de Desarrollo Social referido al “Derecho de las personas trans”.

Dicha iniciativa del gobierno contiene un artículo que ha generado polémica y se refiere al cambio de sexo en personas menores de 18 años.

En efecto, el artículo 17 dispone que “todas las personas mayores de 18 años de edad podrán”, si se aprueba la Ley, “acceder a intervenciones quirúrgicas totales y parciales y/o a tratamientos integrales hormonales para adecuar su cuerpo, incluida su genitalidad, de acuerdo a su identidad de género autopercibida, sin necesidad de requerir autorización judicial o administrativa”.

Para el acceso a los tratamientos integrales hormonales, “no será necesario acreditar la voluntad de intervención quirúrgica de reasignación genital total o parcial. En ambos casos se requerirá, únicamente, el consentimiento informado de la persona”.

Para el caso de personas menores de 18 años, se dispone que “se regirá por el mismo criterio establecido en los incisos 7 y 8 del artículo 5” del proyecto, “conforme al derecho al libre desarrollo personal consagrado en el Código de la Niñez y la Adolescencia”.

Los incisos referidos del artículo 5 de la citada iniciativa, disponen que en caso de no obtener la anuencia de sus representantes legales, la persona solicitante podrá recurrir a la vía establecida en el artículo 110 del Código Civil y 404 del Código General del Proceso, “donde se deberá tener en cuenta el interés superior del menor y lo establecido en la Convención sobre los Derechos del Niño, y será de aplicación lo establecido en el artículo 8 de la Ley 17.823 (Código de la Niñez y la Adolescencia)”.

Precisamente dicho Código se refiere en el artículo citado a los derechos de los niños y adolescentes y se dispone que “todo niño y adolescente goza de los derechos inherentes a la persona humana”.

Tales derechos “serán ejercidos de acuerdo a la evolución de sus facultades, y en la forma establecida por la Constitución de la República, los instrumentos internacionales, este Código y las leyes especiales. En todo caso tiene derecho a ser oído y obtener respuestas cuando se tomen decisiones que afecten su vida”.

“Podrá acudir a los Tribunales y ejercer los actos procesales en defensa de sus derechos, siendo preceptiva la asistencia letrada. El Juez ante quien acuda tiene el deber de designarle curador, cuando fuere pertinente, para que lo represente y asista en sus pretensiones”.

“Los jueces, bajo su más seria responsabilidad, deberán adoptar las medidas necesarias para asegurar el cumplimiento de lo establecido en los incisos anteriores, debiendo declararse nulas las actuaciones cumplidas en forma contraria a lo aquí dispuesto”, determina el Código.

Rechazo

En dicho marco, tanto algunos legisladores de la oposición, como el presidente de la Comisión de Población, el colorado Germán Coutinho, y la Iglesia Católica se pronunciaron en contra de dicho artículo.

Coutinho ha dicho que acompañará “todos los proyectos que planteen medidas en contra de la discriminación y la violencia”, pero no votará, “bajo ningún concepto”, el artículo 17 del proyecto de Ley, donde en resumen dice que “los niños por su sola voluntad puedan acceder al cambio de sexo mediante intervenciones quirúrgicas y tratamientos hormonales”.

Por su parte, el arzobispo de Montevideo, cardenal Daniel Sturla, dijo este jueves 29 de marzo a la prensa que un especialista estadounidense que visitó en los últimos días Uruguay aseguró que en “el 90% de los casos la identificación definitiva con la sexualidad propia se define en la pubertad”.

“Que un niño, sin autorización de los padres tome una decisión así, luego conlleva a graves problemas sicológicos y situaciones desagradables” dijo Sturla.

“Ojalá prime el sentido común que está unido a los datos de la ciencia y no a la ideología”, remarcó.

En tal sentido, el docente de la Universidad de Washington, Paul Hruz, quien es especialista en el tratamiento hormonal en niños con disforia de género, se ha referido a las consecuencias que las mismas generan en los menores de edad.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje