Imprimir

Mujica: "La corrupción se acentuó porque se ha plantado la tácita idea de que para triunfar hay que tener mucho dinero"

José Mujica dialogó con Brasil 247 sobre capitalismo, consumismo y corrupción y consideró que la corrupción se acentuó en nuestra época por la idea de que "para triunfar en la vida hay que tener mucho dinero. Y quien no tiene mucho dinero no ganó. Y si vencer en la vida es tener dinero, estamos desprotegidos, porque la cuestión no es ser feliz, es tener dinero".

Mujica: "La corrupción se acentuó porque se ha plantado la tácita idea de que para triunfar hay que tener mucho dinero" .

Mujica: “La corrupción se acentuó porque se ha plantado la tácita idea de que para triunfar hay que tener mucho dinero” .

El expresidente José Mujica fue entrevistado por Brasil 247 y se refirió al capitalismo y la era del consumismo.

Mujica consideró que la etapa del capitalismo que vivimos hoy “trata de promover la apropiación del tiempo de vida útil de las personas para transformarlo en un valor económico, que va acompañado de una cultura funcional y del consumismo”. Y eso nos lleva a alinerar “todo el tiempo de nuestra existencia trabajando para pagar cuentas, confundiendo la felicidad con la compra de nuevos bienes. Parece que el progreso significa comprar más cosas y tener cada vez más. Sustituimos el Ser por el Ter”, dijo y agregó que “allí producen situaciones terribles. Como las parejas, las personas que salen a pasear, y van a un centro comercial mirar vidrieras!”.

El senador uruguayo dijo que esa “es la cultura funcional de la acumulación capitalista. Pero, además, ese proceso actual del capitalismo -y eso es lo que nos afecta mucho en América Latina- se da alrededor de organizaciones multinacionales. El surgimiento de las empresas multinacionales, cada vez más poderosas, estimula el crecimiento de la economía, pero alienta más y más la concentración de la riqueza. Y eso produce una concentración de frustración en vastísimos sectores de la clase media. Porque la riqueza crece, pero crece, también, cada vez más, la distancia entre las personas”.

Consultado sobre cómo fue su experiencia en el gobierno para cambiar la cultura del consumismo aseguró entre risas “no he cambiado nada”, y explicó “la única cosa que hice y lo hago es sembrar ideas, allí donde veo una pequeña luz en el horizonte”.

“En las masas universitarias contemporáneas que se encuentra la semilla de lo que puede ser un mundo diferente”

“Es que la propia economía contemporánea necesita incrementar cada vez más la formación de las grandes masas, lo que es facilitado por el desarrollo tecnológico. Pero mucha gente empieza a entender que la cultura del consumismo puede ser distinta. Veo manifestaciones en ese sentido en Japón, Turquía, Alemania, Brasil, México. Yo diría que es justamente en las masas universitarias contemporáneas que se encuentra la semilla de lo que puede ser un mundo diferente”, expresó.

Mujica explicó que lo dice en el sentido de que esas masas tienen preocupaciones con la manera de vivir, “no se dejan arrastrar por los demás, quieren saber a dónde vamos. Tienen un sentido más independiente. Parece que la conciencia decisiva no es propia de un mundo de gente sometida a ese torbellino de la economía multinacional”.

“Si algún día hay una humanidad un poco mejor, será a partir de gente que tenga una formación muy superior a la que hoy tiene el hombre común contemporáneo”, consideró y aclaró que “eso es sólo una hipótesis. Veo una levadura más clara de este nuevo mundo en el seno de cualquier gran universidad, en los estudiantes, más que en una fábrica donde trabaja la clase obrera contemporánea. Soy de una época en que existía el mito de la clase obrera. ¡Atención! Yo pertenezco a ella, y de ella soy tributario. Pero tengo que reconocer. Por eso creo que se debe dar mucha importancia a ese mundo universitario, que viene sufriendo un gran dilema, pues termina siendo funcional para ese gran torbellino multinacional. Ciertamente ese mundo va a surgir, con el correr del tiempo. Será un tema de futura preocupación política, porque no creo en generación espontánea. Creo que no hay nada espontáneo. Todo va a depender de la organización de la voluntad humana. Porque otra cosa sería milagro”.

Rol de la política

Mientras que consideró que la política desempeña un papel fundamental porque el hombre es, “por naturaleza, un animal político, y no puede dejar de ser porque es un animal social. La mayor herencia que recibimos al nacer es la civilización; la civilización que ofrecemos a nuestros hijos. La civilización y la solidaridad son transmitidas por nuestra especie de generación a generación; es algo intergeneracional, desde aquellas que descubrieron el fuego y los metales hasta las de nuestra época de la biología molecular y de lo que vendrá en el futuro”.

“Esta es la acumulación construida por la humanidad. Es éste el mayor capital que podemos recibir. Se trata del producto de la sociedad, y no del resultado de la creación de un hombre, de dos o tres genios. Pero si nos referimos a la sociedad, que es la suma de los individuos, partimos del principio de que va a estar siempre en conflicto, porque los individuos son específicos. Cada individuo es único, por lo tanto, es natural que además de la diferencia de clase, de riqueza, existen diferencias somáticas. Por eso, en la sociedad siempre existirá el conflicto. Y el papel de la política es amortiguar y viabilizar la vida en sociedad. El papel de la política es que exista la pólis, la sociedad. Entonces, creo que renunciar a la política es casi renunciar a la condición humana”, manifestó.

Corrupción

Sobre la agenda de la corrupción que “está denigrando la política”, dijo que a su entender la corrupción tiende siempre a existir. “Es la expresión de la ley del menor esfuerzo, que está muy presente en el hombre. Pero la corrupción se acentuó en nuestra época porque, como factor cultural, actualmente, se ha plantado la tácita idea de que para triunfar en la vida hay que tener dinero. Mucho dinero. Y quien no tiene mucho dinero no ganó. Y si vencer en la vida es tener dinero, estamos desprotegidos, porque la cuestión no es ser feliz, es tener dinero”, analizó.

“Y se dice que quien tiene dinero es más feliz, eso genera una confusión entre poseer y ser. Es un problema de nuestra época. No tenemos por qué sorprendernos con la proliferación de la corrupción porque el propio engranaje empresarial la provoca y la favorece”, concluyó.

Estos temas te pueden interesar:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión