Imprimir

Rafael Freire: "El deseo de los Gobierno es tener sindicatos dóciles, que no hagan conflictos"

Rafael Freire es secretario de Política Económica y Desarrollo Sustentable de la Confederación Sindical de las Américas (CSA). Estuvo de visita en Uruguay para su disertación en la conferencia "Trabajo y Sindicalismo en el siglo XXI".


En su visita a Uruguay, Rafael Freire estuvo presente en varios eventos, entre ellos la conferencia “Trabajo y Sindicalismo en el siglo XXI”, que se realizó el pasado jueves 12 de octubre en la Intendencia de Montevideo.

El dirigente brasileño abarcó profundamente los conceptos del sindicalismo en la actualidad, y cómo este debe estar enclavado en la realidad política de la actual Latinoamérica.

“El deseo de los sindicatos es que el Gobierno atienda todas sus reivindicaciones (…) y el deseo de los Gobierno es tener sindicatos dóciles, sindicatos que no hagan conflictos, que no hagan críticas”, reflexionó Freire, secretario de Política Económica y Desarrollo Sustentable de la Confederación Sindical de las Américas (CSA).

“No podemos decir que la relación es la misma en lugares como Ecuador, ejemplo, la relación entre sindicatos y el Gobierno ahí es dificilísima”, aseguró. “En un conflicto con los maestros en Ecuador, por ejemplo, Correa cerró el sindicato y puso todas las propiedades del sindicato a disposición de la estructura pública, la sede central del sindicato se convirtió en su momento en la Policía”, recordó Freire.

En Bolivia, aseguró, la situación es distinta. “Ahí la idea de la construcción del Estado Plurinacional de Bolivia, la experiencia boliviana nos ubica en que la relación sindical se da de manera diferente que Ecuador, o Venezuela”, agregó.

“Algunos Gobiernos quieren sindicatos afines”

Rafael Freire, en su visita a Montevideo. Foto: Carlos Loría - LARED21

Rafael Freire, en su visita a Montevideo. Foto: Carlos Loría – LARED21

Freire considera que hay Gobiernos que prefieren sindicatos que están en una línea política muy próxima a las de la administración.

Mencionó el caso de El Salvador, uno de los países más pequeños de Latinoamérica. En dicha nación centroamericana, asegura, no hay un sistema fiscal que permita que el Estado haga muchas cosas, y al mismo tiempo hay un sindicalismo muy dividido que no logra aglomerarse y luchar por los mismos cometidos.

En el caso de Brasil, en donde Michel Temer lleva adelante una repudiada reforma laboral, la relación entre el Gobierno y los sindicatos es casi nula. Caso parecido en Argentina, en donde la fuerza sindical se ha fracturado grandemente al tiempo que se vive en el país una grieta grande en el espectro político.

“En el 2017 el debate y la relación entre gobiernos, sindicatos y fuerzas políticas es muy diferente que el que teníamos en 2015 y 2016, y si en Uruguay nosotros no percibimos esa diferencia, la diferencia de que caigamos en una crisis es muy grande”, remarcó Freire.

El dirigente brasileño concluyó haciendo especial hincapié en que las luchas de los gobiernos de izquierda y de los movimientos sindicales no puede llegar a buen puerto si no se piensa a nivel regional. Considera que si las política socialistas y de izquierda se ven solo para adentro, y no se enmarcan en un escenario de integración regional, es poco probable que se constate un avance verdadero, de gran alcance y a largo plazo.

Estos temas te pueden interesar:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión