FRAUDE

Profesora particular filtraba respuestas de exámenes por WhatsApp a cambio de dinero

Habrían unos 100 estudiantes involucrados en la trama fraudulenta. La profesora supuestamente obtiene los exámenes, previo a su aplicación, de un informante en la facultad.

Foto de archivo
Foto de archivo

Un grupo de estudiantes presentó una queja ante la cátedra de Fisiología de la Facultad de Veterinaria de la UDELAR: distintos educandos reclamaron haber perdido un examen parcial en grupo, pero que otro grupo lo aprobó. Todo indica que una profesora privada enviaba las respuestas correctas por WhatsApp a estudiantes que pagaban clases particulares con ella.

Se presume que la educadora podría tener un informante adentro de la facultad, que le facilitaba fotografías de los exámenes previos a su aplicación. A quienes pagaban tutorías con ella, cobraba 5.000 por prepararlos, y una comisión extra de 1.500 pesos por cada parcial aprobado.

Según consigna El País, los denunciantes presentaron capturas de pantallas del supuesto fraude, y se presume que hay por lo menos 100 estudiantes involucrados en la trama fraudulenta, cuando en cursos como Fisiología para veterinaria hay entre 400 y 600 alumnos.

Burlas y filtraciones

A través de conocidos y amigos involucrados, los denunciantes hicieron un seguimiento de los hechos en tiempo real. De esa forma, afirman, al cierre del cuestionado parcial de Fisiología, estos comprobaron que la profesora particular enviaba mensajes de voz a un grupo de WhatsApp con el cronograma de los parciales en tres cátedras, en los que ella “ayudaría” a quienes pagaran clases con ella. Los estudiantes enojados aseguraron que, incluso, la profesora se habría burlado de una colega suya que aplicaba el parcial:  “Al Parcial de Fisio, que le vamos a romper el culo a la negra de mierda”, habría dicho en un mensaje de voz.

El titular del departamento de Fisiología, Rodolfo Ungerfeld, cuenta con la denuncia y las pruebas, pero prefirió no referirse al tema mientras se hace la investigación respectiva. El decano de Veterinaria, José Piaggio, tampoco habló del tema, al igual que las asociaciones de estudiantes afines.

A pesar de que se considere incorrecto el hecho, no procede una denuncia porque no es un delito informático, al no haber ingresado o hackeado bases de datos o computadoras de la UDELAR, y tampoco es una estafa porque no hubo robo de dinero. En vista de lo anterior, es poco probable que la profesora reciba una acusación formal.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje