LA JUSTICIA NO HIZO LUGAR AL AMPARO PRESENTADO POR LOS MUSICOS CONTRA LOS FAMILIARES HEREDEROS DE LA OBRA

El Cuarteto no podrá interpretar las canciones de Alfredo Zitarrosa

Los músicos integrantes del ex Cuarteto Zitarrosa (Marcel Chaves, Fredy Pérez, Silvio Ortega y Osvaldo Lagos) presentaron el 10 de junio pasado ante la Justicia un recurso de amparo de “su derecho al trabajo, libre comunicación y expresión artística, asociación con fines culturales o económicos, participación de la vida cultural de la comunidad, desarrollo cultural, identidad personal histórica y cultural”.

La demanda del cuarteto estaba dirigida contra la familia del fallecido cantautor Alfredo Zitarrosa, a la que atribuyen la prohibición de interpretar temas del artista.

Voceros de la familia Zitarrosa, que prefieren no hacer declaraciones, dijeron a LA REPUBLICA que no están en contra de que se difunda la obra de Alfredo y comentaron que el problema es con dos de los integrantes del cuarteto. Esos dos músicos son Ortega y Chaves.

Precisamente Silvio Ortega y Marcel Cháves dijeron anoche a LA REPUBLICA que a pesar del dolor que este fallo judicial les provoca, el Cuarteto “seguirá desarrollando su actividad con las guitarras criollas, con el sonido de siempre, en forma independiente y sin imposiciones”.

Ortega, guitarrista que acompañó a Zitarrosa durante su carrera, comentó que “en vida le prometió a Alfredo que el Cuarteto, seguiría tocando”. Dijo que él toca a “lo Alfredo” y consideró “un honor” haber acompañado al fallecido músico durante tantos años, cuando no todos los momentos fueron buenos.

Marcel Chaves comentó que en estos días tuvo “la percepción de estar viviendo épocas pasadas, cuando artistas e intelectuales de nuestro medio daban la batalla para que no hubiera proscripciones”.

“En estos tiempos estamos perdiendo muchos logros del pasado y este, acaso, sea una pequeña parte más de esas derrotas”, comentó.

“No puede haber proscripción, la cultura tiene que ser abierta a todos si no se están violando derechos fundamentales como el acceso a la identidad cultural”.

Esta semana el Cuarteto iniciará la grabación de un CD para el sello Ayuí Tacuabé para el cual no podrá interpretar canciones de Zitarrosa como estaba previsto. También tienen agendadas varias presentaciones en Buenos Aires y están invitados a participar del certamen “Guitarras del Mundo”.

 

Breve historia

El Cuarteto se formó en 1990, un año después del fallecimiento de Alfredo Zitarrosa. En 1994 el grupo pasó a llamarse Cuarteto Zitarrosa con el consentimiento de la familia.

Año después la familia y los músicos acordaron que éstos pagarían un porcentaje sobre las eventuales ganancias del grupo.

“Quedó claro que el conjunto Cuarteto Zitarrosa era un grupo musical que pertenece a sus miembros y no a la familia (de Alfredo Zitarrosa) y que ésta no tendría ningúna injerencia en el manejo del estilo, creaciones artísticas, selección de integrantes etc”, comenta en su fallo el juez Alberto Reyes.

Con el tiempo y el cambio de dos de los miembros del cuarteto, se deterioró la relación entre la familia y los artistas, situación que se tensó más cuando los herederos de Alfredo, registraron (patentaron) la marca Zitarrosa.

De aquí en más “no se permitirá la edición de discos, con la música, sus interpretaciones, si para ello previamente no existe una autorización o una contratación expresa con las únicas legitimadas para resolver sobre ese derecho patrimonial heredado”, explicó el juez. El magistrado al desestimar la demanda de los músicos (por lo que el Cuarteto no podrá interpretar la obra de Zitarrosa) entiende asimismo que no es el amparo el camino adecuado para resolver esta instancia.

Por su parte el abogado defensor del Cuarteto, Adolfo López Goldaracena, entiende que “no puede dejarse al arbitrio de particulares que no son el autor, el manejo del patrimonio artístico y cultural de la Nación”.

Comentó a LA REPUBLICA que está analizando los fundamentos legales del fallo e indicó su preocupación por el mantenimiento de “proscripciones artísticas”

“Creo, con todo respeto, que la sentencia no ponderó la urgencia de proteger el goce de los derechos humanos fundamentales que se están afectando con la prohibición. Derivar el tema, como se hace, a un juicio ordinario, es desnaturalizar la finalidad del amparo, fundamentalmente por la urgencia en resolver este asunto, ya que al mantenerse la prohibición, el cuarteto no podrá interpretar temas de Zitarrosa en su próximo CD, ni en sus próximas presentaciones. O sea, Silvio Ortega y Marcel Chaves, se mantienen “proscriptos” por los dueños de los derechos de autor.

En ningún momento se reconoció en la sentencia, una causal válida que justificara la prohibición y aun más, se dice expresamente que el derecho de los herederos se percibe ejercitado de manera discriminatoria y se acepta que el derecho sobre la obra no sea absoluto. Sin embargo, se estimó por el sentenciante, que la vía debe ser la del juicio ordinario o el de las medidas cautelares, pero no la acción de amparo, ya que el tema sería bastante “complejo” y requiere de un proceso de conocimiento más extenso. Es más que opinable y vamos a analizarlo. Independientemente de la postura que adopten mis clientes en relación con el fallo de primera instancia, me merece reflexión el hecho de que, definitivamente, no puede dejarse al arbitrio de particulares que no son el autor, el manejo del patrimonio artístico y cultural de la Nación”, dijo López Goldaracena. *

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje