Sabado 19 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • PERDIDAS EN LA GRANJA, DESPRENDIMIENTO DE TECHOS Y CAIDA DE CABLES Y ARBOLES DEJO LA TURBONADA A SU PASO

    Temporal golpeó el sur de Uruguay y hay advertencia meteorológica

    * No estaba previsto que la tormenta afectara a nuestro país, pero el fuerte viento, que alcanzó los 100 kilómetros por hora, la desvió hacia el territorio golpeando fuerte fundamentalmente en el sur. Como consecuencia hubo árboles caídos, problemas energéticos, destrozos varios, techos desprendidos y cultivos afectados. Se mantiene la advertencia meteorológica para hoy.

    Escrito por: WILMAR UMPIERREZ

    Sábado 11 de enero de 2003 | 07:24
     El temporal
dur

    Una inesperada y violenta turbonada con vientos de cien kilómetros por hora y granizo de cinco centímetros de diámetro dejó su huella en el sur del país, especialmente en las zonas granjeras de Montevideo y Canelones. También afectó duramente la Costa de Oro, donde la caída del tendido eléctrico dejó sin luz a miles de personas. Los productores rurales fueron los más perjudicados: se habría perdido más del 70 por ciento de la producción de frutas.

    Bomberos recibió más de 200 llamadas en tanto que UTE afectó a 150 técnicos para solucionar los inconvenientes ocasionados por la caída del tendido eléctrico. También Prefectura debió realizar una serie de salidas para socorrer embarcaciones que se encontraban a la deriva. Como si fuera poco, la Dirección Nacional de Meteorología pronosticó para las últimas horas de ayer y para hoy sábado la ocurrencia de vientos de más de 90 kilómetros por hora en todo el país.

    Lo que el viento se llevó

    En la noche del pasado jueves, mientras la selección uruguaya Sub 20 intentaba acercarse al arco de Brasil, pasadas las 23.30 horas sobrevino una turbonada que no estaba en los planes de nadie, ni siquiera de los predictores de Meteorología, para quienes la tormenta pasaría por el océano Atlántico sin afectar el territorio nacional.

    “Apenas iniciado el temporal, se interrumpió la transmisión televisiva y los bomberos debieron salir en misiones en las que debían atender casas inundadas, bocas de tormenta tapadas y árboles caídos debido a furiosos vientos de más de 100 kilómetros por hora que soplaron por algo más de cinco minutos. Se determinó que en tan sólo 20 minutos cayeron 20 milímetros de agua. La turbonada se produjo como consecuencia del ingreso de una línea de inestabilidad activa que traía consigo células de tormenta que se potenciaron por trasladarse sobre el Río de la Plata”, afirmó a LA REPUBLICA el meteorólogo Guillermo Ramis. Reconoció que no estaba previsto que este fenómeno golpeara el sur de nuestro país. La Dirección Nacional de Meteorología informó que lo previsto era que el núcleo tormentoso pasara por aguas territoriales uruguayas en pleno oceáno, pero el viento lo empujó hacia nuestras costas. Es así que “el borde más activo de la tormenta golpeó principalmente la capital y Canelones”, asegura Meteorología al tiempo de reiterar la posibilidad de que el fenómeno se repita en las próximas horas en todo el país, con vientos que podrían superar los 90 kilómetros por hora.

    El temporal fue particularmente violento en la zona granjera de la capital del país y en el centro del departamento de Canelones, además de la Costa de Oro: en los balnearios Las Toscas, Atlántida, Parque del Plata y La Floresta se pueden apreciar los mayores destrozos. Los vecinos de esos balnearios debieron padecer, además, un largo apagón producido por la caída del tendido eléctrico de UTE.

    Para los productores rurales este fenómeno climático no hizo otra cosa que complicarle la vida a un sector que viene soportando todo tipo de inconvenientes.

    Productores de zonas tan lejanas entre sí como Rincón del Cerro, Las Piedras, Melilla, Santa Rosa, San Jacinto, Sauce, Paso de la Arena, Punta Espinillo y La Paz se vieron fuertemente afectados por la tormenta. Cabe recordar que recientemente una intensa turbonada sacudió Treinta y Tres y Dolores, además de Sarandí Grande en el departamento de Florida, donde verdaderas piedras de granizo con más de cinco centímetros de diámetro se volvieron a repetir en la pasada jornada.

    Los daños fueron importantes en los cultivos de hoja como tomates y lechugas, pero fue en el área de la fruticultura en la que el efecto fue más considerable ya que se perdió el 70 por ciento de la producción de manzanas y peras.

    En la capital, las chapas del techo del Mercado Modelo fueron levantadas por el viento y algunas de ellas hicieron presión sobre una viga que, al ceder, cayó sobre una treintena de puestos de frutas y verduras que fueron literalente aplastados.

    En cuanto a la incidencia que el fenómeno pueda tener en los precios de frutas y verduras, productores consultados por LA REPUBLICA señalaron que aún es prematuro adelantar una opinión, aunque “en algunos lugares no quedó nada de lechugas, tomates ni manzanas”, lo que presionará al alza de los precios.

    Aún quedan afectados por el tornado anterior

    Remo Di Leonardi, presidente de la Confederación Granjera, afirmó a LA REPUBLICA que resulta aún muy difícil evaluar el daño producido por el paso del temporal debido a que las zonas no fueron afectadas en forma uniforme. Consideró que el daño fue importante debido a que el accidente ocurrió durante el ciclo productivo, por lo tanto no se tiene la más mínima posibilidad de recuperación. El dirigente remarcó que las esperanzas de un eventual resarcimiento a los productores afectados son escasas ya que no se cumplió con los más de 300 produtores afectados por el tornado del pasado 10 de marzo. Ellos son los de mayor inversión tecnológica y la indemnización de hasta 6.000 dólares por productor resultó insignificante. Hay que recordar que recibieron ayuda 2.800 pequeños productores.*

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    Publicá tu comentario