estafa digital

Criptomoneda basada en ‘El Juego del Calamar’ terminó siendo una estafa y roban US$3,3 millones

La divisa electrónica llamada Squid valía US$2.850 y cayó a casi cero el 1° de noviembre.

Animación 3D basada en El Juego del Calamar. Foto: UNsplash / Vadim Bogulov
Animación 3D basada en El Juego del Calamar. Foto: UNsplash / Vadim Bogulov

Una criptomoneda llamada Squid, en alusión a la serie de Netflix “Squid Game” (El Juego del Calamar), estafó a miles de inversionistas que habían comprado más de US$3,38 millones al pasar de valer US$2.850 a casi cero de un día para otro.

La Squid pasó de encaminarse a toda velocidad hacia los US$3.000 a desplomarse a menos de una fracción de centavo el 1° de noviembre antes de la medianoche. La estrepitosa caída sucedió luego de una tendencia alcista de casi 75.000%, evidenciando una gran demanda de los comerciantes tras su debut el 26 de octubre.

En el centro de la moneda digital está la famosa serie coreana producida y distribuida por la plataforma de streaming mencionada: los estafadores promocionaron Squid como una criptomoneda popular inspirada en el programa de ficción cuya trama gira entorno a un juego en el que gente de pocos ingresos arriesgan sus vidas para ganar 45.600 millones de wones coreanos(unos US$40 millones).

Aunque es importante aclarar que la criptodivisa no tiene relación alguna con Netflix, con la serie o con ninguna de las empresas relacionadas con la serie, la táctica de marketing de los creadores impulsó el precio de US$0,01 el 26 de octubre a US$38 el domingo 31. Luego, saltó de golpe a US$90 en la mañana del 1° de noviembre, y empezó a subir dibujando sonrisas en los criptoinversores: tocó su máximo de US$2.850 para luego bajar a toda velocidad hasta tocar el suelo de US$0,01 ante el estupor de quienes habían puesto dinero.

Banderas rojas por todo lado

Antes del colapso, los traders se habían quejado de que no estaban pudiendo vender sus Squids en el único mercado disponible, una casa de cambio (exchange) descentralizado llamado PancakeSwap.

Los críticos también destacaron que el sitio web “oficial” de la moneda contenía muchos errores ortográficos y gramaticales. La página ya no está en línea y las cuentas de redes sociales que promocionan los tokens también han desaparecido, terminando de configurar una masiva estafa.

“Es uno de los muchos esquemas mediante los cuales los inversores minoristas ingenuos son atraídos y explotados por promotores criptográficos malévolos”, dijo el economista de la Universidad de Cornell, Eswar Prasad, a la BBC.

“De hecho, los esquemas abiertos de bombeo y descarga son desenfrenados en el mundo de las criptomonedas, y los inversores a menudo se lanzan con los ojos bien abiertos, tal vez con la esperanza de poder aprovechar la ola y deshacerse de sus tenencias para obtener una ganancia rápida antes de que los precios colapsen”, añadió el experto.

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje