VACUNA

Rusia asegura tener la primera vacuna contra el COVID-19, pero los científicos del mundo tienen dudas

El Kremlin anunció una vacunación masiva en todo Rusia pero los científicos de otras naciones prendieron las alarmas.

Foto: Kremlin.ru
Foto: Kremlin.ru

Rusia anunció este martes que aprobó la producción de la primera vacuna contra el COVID-19, declarando además que está lista para su uso, a pesar de escepticismo de la comunidad científica internacional por la opacidad del proceso y por no estar disponible para el escrutinio global de otros expertos.

Según el presidente ruso, Vladimir Putin, la vacuna se sometió a «las pruebas necesarias» y ha demostrado su eficacia, ofreciendo una inmunidad duradera frente al coronavirus. Anunció además la campaña de vacunación masiva a toda la ciudadanía empezando por empleados de la salud, educadores y militares.

«Sé que ha demostrado su eficacia y forma una inmunidad estable, y me gustaría repetir que ha pasado todas las pruebas necesarias», dijo. «Debemos estar agradecidos con quienes hicieron que ese primer paso fuera muy importante para nuestro país y el mundo entero».

Una de sus dos hijas adultas ya recibieron sus dosis, añadió el mandatario. «Ella participó del experimento», quien sufrió una fiebre de 38°C el día de la primera inyección y luego bajó a 37°C al día siguiente. Después de la segunda aplicación, volvió a tener un ligero aumento de temperatura pero que no fue tan abrupto como la primera vez.

«Se siente bien y tiene una gran cantidad de anticuerpos», agregó Putin. No especificó cuál de sus dos hijas, María o Katerina, recibió la vacuna.

Rusia ha registrado 897.599 casos de coronavirus y 15.131 muertes.

Las dudas de los científicos

Convertirse en el primer país del mundo en tener una vacuna ha sido calificado por politólogos y expertos en geopolítica como una versión a escala de la Guerra Fría, ya que las principales potencias del mundo -aparte de Rusia-, como Estados Unidos, Reino Unido y China, trabajan a toda máquina por ser los primeros en tener la solución a esta pandemia.

Los medios estatales rusos alabaron a los científicos que trabajaron en la vacuna y han presentado el trabajo como «envidia» para los países en la carrera.

Los estudios de la vacuna rusa comenzaron en 17 de junio con solamente 76 voluntarios, un número demasiado pequeño para ser considerado un estudio de tamaño respetable para los estándares internacionales de desarrollo de vacunas. A los individuos se les inyectó una dosis en forma líquida y luego se les dio una segunda aplicación que ingirieron en forma de polvo soluble.

Algunos de los miembros de la primera mitad fueron reclutados por el ejército, lo que generó preocupaciones de que los militares pudieran haber sido obligados para participar.

En el medio del proceso, Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá acusaron a hackers rusos de robar datos de sus respectivos desarrollos para beneficiar al gobierno ruso en su vacuna.

Luego, Moscú declaró «completado» el ensayo, y surgieron dudas por parte de científicos de todo el mundo porque el laboratorio ruso no publicó los datos de los experimentos ni del proceso de desarrollo en sí.

La Organización Mundial de la Salud ha advertido en repetidas ocasiones durante la crisis sanitaria que todos los candidatos a vacunas deben pasar por etapas completas de prueba antes de su implementación. Los expertos han advertido que las vacunas que no se prueban adecuadamente pueden causar daños de muchas maneras, desde un impacto negativo en la salud hasta crear una falsa sensación de seguridad o socavar la confianza en las vacunas.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje