Nanotubos

La mayor constructora japonesa planea erigir un ascensor espacial de 96.000 kilómetros de alto que se subirá en 7 días

Ilustración: weirdthings.com

En detalle se trata de un cable hueco, capaz de transportar un vehículo con personas y materiales en su interior, que conectará al planeta con una “terminal espacial”, desde donde los lanzamiento de naves hacia el espacio exterior, serán mucho más fáciles y económicos.

La terminal permitiría también poner en órbita nuevos satélites de cualquier tipo, de manera sencilla y casi sin costo.

Viaje de siete días

El proyecto, que tiene décadas de existencia en la ciencia ficción, se hace ahora posible a partir de la existencia de los nanotubos de carbono, piezas entramadas en cilindro, sumamente livianas y con una capacidad de resistencia de hasta 30 toneladas por milímetro cuadrado.

Centros de investigación espacial de todo el mundo llevan más de una década trabajando en la posibilidad de realizar el ascensor espacial que los nipones aseguran poder erigir.

En 2009 la Agencia Espacial Europea mostró su prototipo, mientras que la NASA ha realizado varios concursos con el fin de diseñar y construir las piezas necesarias para un proyecto de estas características.

Los diseñadores del plan, que dicen haberse inspirado en su más reciente éxito: la Tokyo Sky Tree, la torre más alta del Japón con 634 metros, aseguran que el plan podría comenzar a hacerse obras en 2025. El diseño prevé el envío de seres humanos a bordo del ascensor, los que demorarán siete días en llegar a su destino.

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje