mutación

Variante Delta: Por qué esta cepa de COVID-19 preocupa al mundo

Expertos advierten que esta variante es más contagiosa y más resistente a los anticuerpos. Si bien las vacunas actuales son eficaces, tiene la capacidad de mutar rápidamente mientras pasa entre personas no vacunadas.

Una enfermera vacuna a un adulto mayor en Londres. Foto: Twitter / NHS
Una enfermera vacuna contra el COVID-19 a un adulto mayor en Londres. Foto: Twitter / NHS

Mientras algunos países relajan las restricciones, otros las endurecen ante la preocupación del peligro que representan la nueva variante del COVID-19 B.1.617.2, conocida como Delta, que se detectó por primera vez en la India y ya está presente en más de 70 países, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En los Estados Unidos, la variante representa más del 6 por ciento de las muestras de virus secuenciadas, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) . Este es un salto con respecto al 1% reportado un mes antes.

La Delta se propaga más rápidamente que las cepas anteriores, pero además causa cuadros más graves, lo cual es particularmente preocupante para las personas no vacunadas que tienen una respuesta inmune más débil ante el virus.

Síntomas y peligros

Entre las personas contagiadas con la variante Delta es altamente frecuentes episodios de mucha fiebre. El nivel de presencia del virus en el cuerpo aumenta en comparación con otras cepas y las personas pueden padecer períodos de unos 3 a 4 días en los cuales la pasan realmente mal.

En el Reino Unido, donde la variante Delta representa el 91 por ciento de los casos nuevos , un estudio encontró que los síntomas más reportados fueron dolor de cabeza, dolor de garganta y secreción nasal. También puede suceder tos seca, dificultad para respirar, fatiga y pérdida de los sentido del gusto y el olfato.

Las personas más jóvenes pueden interpretar estos síntomas como una gripe muy fuerte, y no necesariamente terminar en una unidad de cuidados intensivos (aunque sigue siendo probable), pero pueden contagiar el virus a personas de edad más avanzada y provocar que terminen internados.

Incluso los asintomáticos de la variante Delta son altamente contagiosos. 

En Estados Unidos y en Reino Unido se ha vacunado a más de las mitad de sus poblaciones, pero a medida que la variante Delta avanza y se propaga se han constatado aumentos de casos en las últimas semanas. Esto incluso llevó al gobierno del primer ministro británico, Boris Johnson, a prolongar las restricciones a la circulación que estaban a punto de ser levantadas.

Se observó un aumento similar en los casos en la India a medida que la variante Delta se extendió libremente. Los expertos dicen que se debe a que esta variante es más transmisible. El ministro de Salud del Reino Unido, Matt Hancock, dijo en una rueda de prensa la semana pasada que la variante es hasta 40% más contagiosa que la Alpha, que anteriormente fue la dominante en el reino.

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo en una sesión informativa sobre COVID-19 en la Casa Blanca la semana pasada que los estudios apoyan esta idea.

“Claramente ahora la transmisibilidad [de la variante Delta] parece ser mayor que la del tipo salvaje”, dijo Fauci, refiriéndose a la cepa original del virus que surgió al comienzo de la pandemia en Wuhan, China.

Un análisis hecho en más de 38.000 contagiados de COVID-19 en Inglaterra encontró que las personas que sufrieron la variante Delta tenían hasta 2,61 veces más probabilidades de ser hospitalizados en CTI que los que tenían la Alpha.

¿Protegen las vacunas contra la Delta?

A pesar de todo, hay una buena noticia: según se desprende de un estudio publicado en la revista Nature el 10 de junio concluyó que 20 personas que habían recibido dos dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech tenían suficientes anticuerpos en la sangre para neutralizar varias variantes, incluida Delta.

Esto sugiere que la vacuna proporcionaría una protección adecuada contra la variante Delta, escribieron los autores, aunque dicen que se necesitan estudios del mundo real para saberlo con certeza.

Por su parte, investigadores del Instituto Francis Crick y del Centro de Investigación Biomédica del University College London Hospital del Instituto Nacional de Investigación en Salud del Reino Unido (NIHR) informaron en The Lancet que las personas tenían menos probabilidades de desarrollar cuadros graves después de una sola dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech, y que había una respuesta inmune adecuada a la variante Delta, en comparación con la cepa original.

Dos dosis de la Pfizer-BioNTech tienen un 88% de efectividad contra una infección sintomática complicada por la Delta, y un 93% contra la Alpha. Sin embargo, una sola dosis solamente es 33% eficaz contra la infección sintomática por variante Delta y 50% por la Alpha.

 

 

 

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje