Folklore en el Noroeste argentino: invaluable patrimonio cultural

Los sonidos del folklore argentino nos vienen a la cabeza con solo imaginarlos: bombos legüeros, quenas, erkes, charangos y más empiezan a revolotear en el aire y nos transportan al Noroeste argentino, una de las cunas de la música del país de donde vienen el carnavalito, el huayno, el yaraví y la cueca, entre otros ritmos. Te invitamos a viajar al corazón de sus tradiciones más arraigadas.

Integrados por las provincias de Jujuy, Salta, Santiago del Estero, Tucumán, Catamarca y La Rioja, el folklore del noroeste argentino representa, quizás, la música más popular y tradicional del país.

En Santiago del Estero brilla la arunguita. De origen quechua, es considerada una danza exclusiva de la provincia. Enérgica, representa el galanteo del hombre hacia la mujer. El baile es independiente por cada integrante, siempre con un pañuelo en mano que simboliza la expresión de sentimientos. La música se canta en dos estrofas, continuadas con un estribillo reiterado durante toda la canción.

Pero en esta localidad, tan rica de folklore, viven además muchos de sus ritmos tradicionales. Hablamos del gato, del escondido, del remedio y de la popular chacarera. En las peñas, donde no falta la música, el canto, el asado, las empanadas, el locro criollo, el vino tinto y el mate, suenan guitarras y el bombo legüero, un instrumento de percusión típico de la provincia. Su interpretación es tan variada que en algunas zonas, como Salavina, también se sienten el violín y la vidala, entonándose a dúo y sin coreografía.

Jujuy, Argentina. Foto: UNsplash / Héctor Pérez
Jujuy, Argentina. Foto: UNsplash / Héctor Pérez

La Puna es tan propia de Jujuy como de Bolivia. Y en esa fusión su música  se conecta y surgen expresiones como el carnavalito o el huayano, empoderados con guitarras, bombos y caja, uno de los instrumentos más tradicionales, junto con los aerófonos como la quena, la anata, el erke y el pincullo. Los bailecitos de la tierra, o simplemente los bailecitos, son otros de los ritmos folklóricos más populares en esta localidad cuya danza deriva de la influencia incaica.

El remedio es expresión tucumana y su movimiento, letra y coreografía es similar al escondido. Tanto que muchos afirman que es su inspiración. Las parejas bailan sueltas, también con pañuelo, pero con un compás curvo que lo hace distintivo.  

La baguala también representa al noroeste. Se acompaña con caja y es considerada una de las músicas más arraigadas, junto con los carnavalitos. En la zona cordillerana, más al sur, las peñas son de chayas riojanas y de las vidalas catamarqueñas. Sin embargo, es la zamba el ritmo norteño más popular y la más elegida por los intérpretes, propagándose ya por todo el país.

Ruta de Los Seismiles, Tinogasta, Catamarca, Argentina. Foto: UNsplash / Mauricio Árias (CC 3.0)
Ruta de Los Seismiles, Tinogasta, Catamarca, Argentina. Foto: UNsplash / Mauricio Árias (CC 3.0)

Te puede interesar

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje