crimea

Rusia alerta a la OTAN que desatarán la “Tercera Guerra Mundial” si entran en Crimea

Para el Kremlin, la OTAN busca “confrontación” al involucrarse en la guerra en Ucrania y reivindica que la Península de Crimea es territorio ruso, algo que la comunidad internacional no reconoce.

Foto: Twitter / Kremlin
Foto: Twitter / Kremlin

El gobierno de Vladimir Putin asegura que la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) está buscando confrontar en la guerra en Ucrania y que muestra su “agresividad” al acercar sus tropas a la frontera de la zona de la Península de Crimea, un territorio que Rusia declama como propio y que adhirió por la fuerza militar en 2014.

“La OTAN es un bloque bastante agresivo, un bloque creado para la confrontación, que continúa demostrando su esencia al cumplir su tarea por defecto de acercar su infraestructura a nuestra fronteras”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

“Cualquier intento de apoderarse de Crimea sería una declaración de guerra a nuestro país”, agregó Peskov en una entrevista con el semanario Argumenti i Fakti.

La OTAN estaría considerando aumentar el número de tropas en alerta máxima unos 300.000 efectivos.

Por su parte, el vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso, Dmitri Medvédev, remarcó que Rusia reivindica que Crimea es su propiedad, y advirtió también que cualquier ataque a esa zona anexionada será considerada una declaración de guerra.

“Y si lo hace un país de la OTAN sería un conflicto con toda la Alianza Atlántica, la Tercera Guerra Mundial, una catástrofe total”, añadió Medvédev, quien fue mandatario de Rusia entre 2008 y 2012.

Sobre la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN, Medvédev asegura que “no suponen ninguna nueva amenaza para nosotros. Estos países han tenido relaciones con Rusia bastante cordiales y respetuosa (…) y no se prevén con ellos litigios territoriales ni motivos para ellos”.

También criticó a Lituania, por su decisión de cerrar parcialmente el tránsito por su territorio a mercancías rusas sancionadas por la Unión Europea, hacia la región de Kaliningrado, enclave ruso en el mar Báltico. “Incluso la UE no insistía en esa medida, entendiendo los problemas que entrañaba. Pero Lituania agachó la cabeza ante sus benefactores estadounidenses y nuevamente puso en evidencia sus posturas rusófobas idiotas”, disparó el jerarca.

Ataque a un centro comercial

El gobierno ucraniano denunció que misiles rusos dejaron totalmente destruido un gran centro comercial en la ciudad de Kremenchuk, según datos del Ministerio de Defensa del país, que transita una guerra desatada por orden de Putin desde el 24 de febrero pasado. Para la comunidad global (con excepciones como Cuba, Venezuela o Nicaragua), se trata de una invasión ya que la región del Donbass es reconocido por el ordenamiento internacional como territorio ucraniano.

La búsqueda de sobrevivientes continúa después del ataque con misiles en el centro comercial que tenía más de 1.000 personas en ese momento, según el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski.

Al menos 18 personas están confirmadas como víctimas mortales, de acuerdo a los servicios de emergencia, y más de 59 personas están hospitalizadas con distintos niveles de heridas.

El ministro del Interior de Ucrania, Denys Monastyrskiy, dijo en una sesión informativa que 21 personas seguían desaparecidas hasta la noche del lunes. “Tenemos los cuerpos de 18 personas, 21 personas siguen desaparecidas”, dijo y agregó que algunas de las personas desaparecidas podrían estar entre los 18 cuerpos que se han encontrado.

En una declaración conjunta, los líderes del G7 condenaron el “ataque abominable” y señalaron que los ataques dirigidos a civiles eran un crimen de guerra, y prometieron un “apoyo inquebrantable” a Ucrania.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje