Por orden de China, universidad de Hong Kong destruyó una estatua en homenaje a víctimas de Tiananmen

El “Pilar de la vergüenza” estaba en el campus de la universidad y representaba un grupo de torsos humanos con expresiones de angustia y dolor. Recordaba a los manifestantes chinos asesinados por el terrorismo de Estado en 1989.

El “Pilar de la vergüenza” se exhibió por más de dos décadas en un vestíbulo de la Universidad de Hong Kong
El “Pilar de la vergüenza” se exhibió por más de dos décadas en un vestíbulo de la Universidad de Hong Kong

La Universidad de Hong Kong retiró por presiones de China una estatua que recordaba las víctimas de la masacre de la plaza Tiananmen de 1989.

Representando un grupo de torsos humanos angustiados y sufriendo, la famosa estatua conmemoraba a los manifestantes pro democráticos asesinados durante la represión ordenada por las autoridades chinas que dejó entre 300 y más de 1.000 muertos, un rango de números impreciso debido a las distintas estimaciones que se han hecho públicas.

La escultura llamada “Pilar de la vergüenza”, estuvo de pie en la universidad por más de dos décadas y fue retirado por el Consejo de la Universidad de Hong Kong (HKU) “basándose en asesoramiento legal externo y evaluación de riesgos para el mejor interés de la Universidad”, según reza un comunicado de la institución.

“El Consejo de HKU ha solicitado que la estatua sea almacenada y que la Universidad debe continuar buscando asesoramiento legal sobre cualquier acción de seguimiento apropiada”, agrega el documento.

Antes de ser desmantelada, varios trabajadores con cascos y herramientas pesadas entraron al vestíbulo donde estaba la pieza de arte y la taparon con plástico. Mientras se desmantelaba, decenas de personeros de seguridad custodiaban para evitar protestas al respecto.

La universidad remarcó que tiene derecho a tomar “acciones apropiadas” y planteó además problemas de seguridad porque la estructura era supuestamente “frágil”.

Democracia, una palabra incómoda

El “Pilar de la vergüenza” era un símbolo de las amplias libertades democráticas prometidas a Hong Kong en su regreso al dominio chino en 1997 por parte del Reino Unido.

Fue uno de los pocos monumentos públicos que quedan de la ex colonia británica para recordar la masacre de 1989, que sigue siendo un tema tabú en China hasta el día de hoy.

Las autoridades de Hong Kong han estado reprimiendo las proclamas pro democráticas en respuesta a la imposición de la polémica Ley de Seguridad Nacional de China.

Desde Pekín, el gobierno comunista dice que la ley “ha restaurado” el orden una estabilidad después de las masivas protestas de 2019 que pedían libertad de expresión, libertad de prensa y democracia. Sin embargo, diversos medios críticos al gobierno chino han sido cerrados y decenas de manifestantes fueron encarcelados y condenados por supuesta incitación a la sedición.

China nunca ha dado una versión oficial de la masacre de Tiananmen, y el Estado reconoce menos de 300 víctimas. Sin embargo, grupos de derechos humanos señalan que fueron varios miles los muertos a mano de los policías y militares y que fueron ordenadas por el gobierno nacional.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje