HETERONORMATIVIDAD

EE.UU.: Arkansas prohíbe tratamientos de cambios de sexo a menores. Tasa de Suicidios podría dispararse

El mismo estado que permite a médicos negarse a tratar pacientes LGBTIQ+ por motivos religiosos ahora prohibió que las personas menores de edad puedan realizarse tratamientos de cambio de sexo.

Manifestación por los derechos de las personas trans en Washington D.C., en junio de 2020. Foto: Flickr / Ted Eytan
Manifestación por los derechos de las personas trans en Washington D.C., en junio de 2020. Foto: Flickr / Ted Eytan

El ultraconservador estado de Arkansas, en el sur de Estados Unidos, se convirtió el martes en el primero del país en prohibir los tratamientos hormonales de cambio de sexo para menores de edad, gracias a los votos de legisladores republicanos que son mayoría.

La nueva legislación impide que las personas menores de edad que quieran cambiar su sexo biológico para hacerlo coincidir con su identidad de género puedan practicarse tratamientos hormonales para tal fin.

La propuesta había sido aprobada el mes pasado por el Senado estatal de Arkansas, controlado por los republicanos, pero fue vetada por el gobernador del estado, el también conservador Asa Hutchinson, quien consideró que el texto estaba “fuera de lugar” por ser un “producto de la guerra cultural” que se extralimitaba en sus alcances.

Sin embargo, la Asamblea General anuló el veto de Hitchinson por 71 a 24 votos en la Cámara Baja y 25 a 8 en el Senado, por lo que la legislación quedó finalmente aprobada.

Arkansas también había legislado a favor de que los profesionales de la salud puedan negarse a atender a una persona LGBTIQ+ por razones religiosas o morales.

Precedente peligroso

La tasa de suicidios entre la franja de adolescentes trans en Estados Unidos es particularmente alta, y las razones tienen que ver con sus respectivos problemas para encajar en la sociedad, el bullying, la estigmatización y el rechazo de sus círculos familiares.

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por su siglas en inglés) publicó dos estudios en 2019 en los cuales se encontraron peligrosos aumentos en la tasas de suicidios en menores de edad, que son mucho más altas en adolescentes afroamericanos.

Los investigadores exploraron las tendencias en la ideación suicida y los intentos por ascendencia étnica y género de 1991 a 2017 utilizando datos de casi 200.000 estudiantes de secundaria de la Encuesta de comportamiento de riesgo juvenil representativa a nivel nacional.

Los datos mostraron que el 19% de los adolescentes había considerado seriamente el suicidio, el 15% había hecho un plan para suicidarse, el 8% había intentado suicidarse y el 2.5% había resultado herido por un intento de suicidio.

“A pesar de la mayor atención prestada a la creación de campañas para reducir el suicidio juvenil en los EE.UU. durante la última década, estos hallazgos sugieren que se justifica la preocupación y atención continuas con respecto a los comportamientos suicidas entre los jóvenes en edad de escuela secundaria”, escribieron los autores en “Tendencias en los comportamientos suicidas entre estudiantes de secundaria en los Estados Unidos: 1991-2017”(Lindsey MA, et al. Pediatrics . 14 de octubre de 2019 (//doi.org/10.1542/peds.2019-1187).

Aprovechando el impulsos, Senados estatales de al menos 17 estados de EE.UU., claramente controlados por el Partido Republicano, están avanzando en la aplicación legislaciones semejantes a la aprobada en Arkansas.

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, en inglés) adelantó en su cuenta de Twitter que prepara una demanda contra la ley de Arkansas porque, ese tipo de tratamientos salvan vidas al evitar suicidios, y su prohibición podría tener consecuencias “devastadoras” en las tasas de autoeliminación.

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje