JUICIO Y PERSECUSIÓN

Rusia condena a Alexei Navalny a dos años y medio de prisión

El crítico del Kremlin fue sentenciado a dos años y medio de prisión que cumplirá en una cárcel estatal, convirtiéndolo en uno de los presos políticos más prominentes de la era Putin.

Alexei Navalny. Foto: Flickr / Michał Siergiejevicz
Alexei Navalny. Foto: Flickr / Michał Siergiejevicz

El crítico de Putin, Alexei Navalny, se sentó en el banquillo de los acusados este martes en Moscú en un juicio resumido en el que se le condenó a dos años y medio de prisión, mientras los manifestantes exigen su liberación en medio de una ola de masivos arrestos de manifestantes que exigen su liberación.

Antes del veredicto, miró a su esposa Yulia a través de un vidrio y dibujó con su dedo un corazón con los ojos húmedos; desde el otro lado, la mujer se quitó el tapabocas, sonrió y levantó los hombres.

Del total de la sentencia se le descontarán 10 meses que ya descontó en arresto domiciliario.

En la corte estuvieron presentes representantes diplomáticos de más de media docena de países occidentales. En un discurso enérgico desde un tribunal de la ciudad de Moscú decorado con retratos de Cicerón y Montesquieu antes de la sentencia, Navalny había acusado a Vladimir Putin de ordenar su asesinato con el veneno novichok y dijo que el «único método del líder ruso es matar gente».

Arrestos en masa de manifestantes

El gobierno de Putin es poco tolerante a las críticas y la forma en que ha decidido manejar la ola de marchas y protestas por la detención de Navalny ha sido una ola de masivos arrestos: la policía ha detenido hasta ahora casi 6.000 personas solamente el pasado domingo, incluyendo 1.900 en Moscú, un récord desde la época de la Unión Soviética.

La mayoría fueron dejados en libertad pero ahora enfrentarán causas judiciales y podrían recibir penas de cárcel de hasta 15 días. Varios enfrentan cargos más complicados por supuestamente cometer violencia contra los uniformados.

Se denunció uso excesivo de la fuerza y violaciones a los derechos humanos.

La jornada estuvo cargada de protesta este martes, especialmente frente a los tribunales en donde se realizó el juicio que Navalny calificó como una «puesta en escena».

El envenenamiento

Navalny, un destacado investigación anticorrupción y el más crítico de los opositores de Vladimir Putn, fue arrestado el pasado 17 de enero después de regresar de Alemania, en donde había sido tratado por un envenenamiento con el agente neurotóxico Novichok, ocurrido en Siberia.

La comunidad internacional condenó el envenenamiento y ahora el arresto, mientras las autoridades rusas rechazan la responsabilidad por el episodio de Siberia; laboratorios de varios países europeos tienen pruebas de que se le propinó Novichok en un té que bebió antes de subir al avión en agosto de 2020.

Por su propia seguridad, fue llevado en un avión privado en ese momento a una clínica en Berlín y es por eso que se le ha arrestado: el gobierno de Putin asegura que al salir del país violó los términos de libertad condicional de su sentencia suspendida por una condena de lavado de dinero, del año 2014, que según el opositor se trata de una farsa política.

La Justicia rusa pidió a la Corte de Distrito de Simonovsky, en Moscú, que la condena en suspensión se convierta en una efectiva que deba cumplir tras las rejas. Navalny y sus abogados sostienen que no podía presentarse ante las autoridades rusas durante el envenenamiento porque estuvo en un coma inducido y muy cerca de morir.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje