CONSPIRACIONES

Brasil: Vacunación contra el COVID-19 enfrenta sabotaje de Bolsonaro y negacionismo

El gobierno de Bolsonaro se mantiene firme en su negacionismo de la pandemia. El mandatario ultraderechista ha dicho que los brasileños son “una raza” resistente al coronavirus que es apenas “una gripecita”.

Foto: Gobierno de Brasil
Foto: Gobierno de Brasil

Brasil tiene un robusto Programa Nacional de Inmunizaciones creado en 1973, que está diseñado para garantizar la distribución generalizada y masiva de vacunas contra las distintas enfermedades. Paradójicamente fue creado en uno de los momentos más duros de la dictadura militar, pero a pesar de que el actual presidente Jair Bolsonaro es un apologético del terrorismo de Estado perpetrado en ese periodo, se ha vuelto el saboteador de más alto perfil de las vacunas.

El pasado miércoles 27 de enero, durante un almuerzo con músicos cercanos a la derecha conservadora, Bolsonaro volvió a apretar el botón de que la pandemia del COVID-19 fue «fabricada» y es parte de un plan para la instauración del comunismo. El discurso, consideran el sociólogo y periodista Milton Alves, «revela el desprecio e irresponsabilidad del presidente ante la lucha necesaria y urgente para contener la propagación del coronavirus, que ya se cobró la vida de más de 220 mil brasileños».

La espantosa crisis por la falta de oxígeno en tanques en la ciudad de Manaos, capital del estado de Amazonas, llamó la atención de todo el país y apareció en noticias de todo el mundo no solo por la fragilidad del sistema de salud local sino por la inacción del gobierno nacional en brindar ayuda. La mano salvadora vino del lugar menos pensado: el gobierno de Venezuela envió dotaciones de oxígeno para salvar miles de vidas.

«Lo cierto es que la matriz del pensamiento negacionista del gobierno de Bolsonaro, uno de los subproductos de la campaña ideológica de la extrema derecha mundial contra la ciencia y los científicos, contribuyó a profundizar el colapso sanitario en curso en el país», agregó Alves en una columna de opinión publicada por el portal Brasil 24-7.

Bolsonaro insultó a la prensa por informar de un gasto millonario en leche condensada, uvas y vinos finos

El mandatario ultraderechista arremetió una vez más contra la prensa por un caso de compras…

Negacionismo y pésimo desempeño

Un estudio publicado por el Lowy Institute, con sede en Australia, midió el manejo de la pandemia en países de todo el mundo siendo Nueva Zelanda el número uno, seguido de Vietnam, Taiwán, Tailandia y Chipre en los puestos del 2 al 5 respectivamente.

De los 98 países analizados, los últimos cinco fueron: Estados Unidos, Irán, Colombia, México y, por último, Brasil. Mientras que Nueva Zelanda tuvo una puntuación de 94.4 de 100, Brasil apenas consiguió 4.3

El gobierno federal de Bolsonaro sigue siendo uno de los principales obstáculos para que la ciudadanía se vacune: el presidente ultraderechista ha dicho que el virus es apenas «una gripecita» y que los brasileños son algo así como «una raza» distinta supuestamente más resistente.

Mientras saltan investigaciones sobre multimillonarios gastos federales en leche condensada, chicles, vinos finos y frutas exóticas, el gobierno no ha asegurado una política de compra diversificada de vacunas e insumos, no ha preparado ninguna campaña publicitaria a favor de la vacunación, y promueve la falacia del supuesto «tratamiento temprano» con hidroxicloroquina -ampliamente desmitificado por la ciencia- y además tiene un cronograma cuestionado por expertos.

Asimismo, el gigante sudamericano aún no tiene un flujo seguro y continuo un ingrediente farmacéutico activo, suministrado por China, para producir las vacunas ya contratadas por el Instituto Butantan como son la Sinovac y la de AstraZeneca/Oxford.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje