economía en pandemia

Indonesia vacuna primero a su población “en edad productiva” para reactivar su economía

El país de 181.5 millones de habitantes ha tenido 25.400 muertes y 880.000 infecciones, y su estrategia trata de mezclar la economía y la salud en un solo eje prioritario.

Foto: UNsplash / Steven Cornfield
Foto: UNsplash / Steven Cornfield

El presidente indonesio Joko Widodo recibió este fin de semana la vacuna contra el COVID-19 del laboratorio CoronaVac, del fabricante chino Sinovac Biotech, dando inicio a su masiva y ambiciosa campaña de vacunación que espera alcanzar en cuestión de meses a su población económicamente activa, en una estrategia inversa a la que se lleva a cabo en el resto del mundo.

Mientras otros países vacunan a las personas de la tercera edad, el gobierno indonesio ha decidido priorizar a las personas con edades entre 18 y 59 años, ya que las estadísticas en esta nación del sudeste asiático indican que la mayoría de los contagiados están comprendidos en ese rango etario.

«De 18 a 59 es el grupo de edad que se infecta más por COVID-19 y en su mayoría son asintomáticos. Sabemos que entre 18 y 59 es grupo de edad productiva, por lo que si nos enfocamos en este grupo de edad primero, los protegeremos del COVID-19, lo que significa que, por supuesto, pueden ir a trabajar», explicó a la prensa la doctora Siti Nadia Tarmizi, portavoz de vacunación contra el COVID-19 del Ministerio de Salud de Indonesia.

Según el plan, una vez que esta población esté inmunizada se va a reducir o hasta cortar el contagio y, recién ahí, se podrá pasar a vacunar a poblaciones de mayor edad.

Indonesia ha registrado más de 25.400 muertes y 880.000 infecciones, lo que lo convierte en el peor brote del sudeste asiático. La tasa de pruebas de detección por millón de habitantes es una de las más bajas del mundo, por lo que los expertos advierten que la cantidad de infecciones real podría ser mucho mayor.

Los trabajadores de la salud, por supuesto, también están siendo vacunados en esta primera etapa, ya que están en la primera línea de batalla contra este virus altamente contagioso y potencialmente mortal.

Otra de las razones por las cuales el gobierno indonesio desea esperar para vacunar a sus ancianos es porque aún se está a la espera de más datos sobre qué tan segura es la CoronaVac para pacientes de más de 60 años.

El gobierno indonesio planea vacunar al 100% de su población nacional.

La salud pública en juego

En la capital de Indonesia, Yakarta, donde las personas que se nieguen a la aplicación de la vacuna se enfrentarán a grandes multas, algunos se muestran cautelosos.

«Si tuviera la opción de rechazar la vacuna, diría que no», dijo Guntur Dwi Adiputra, «Tengo miedo de recibirla porque no conozco los efectos secundarios».

«Entiendo la perspectiva de las razones económicas, sin embargo, siento que esa gente en edad productiva podría esperar porque no son ellos los que arriesgan sus vidas primero, los ancianos son los que están en juego en este momento», agregó el residente local Angel Utomo.

¿Cómo funciona?

Si bien la Coronavac no es de las más efectivas entre las que ya se están distribuyendo a nivel mundial, es mucho más fácil de almacenar para muchos países en desarrollo, ya que se puede conservar incluso en un refrigerador doméstico. A diferencia de las vacunas basadas en ARN mensajero de Pfizer y Moderna, que han recibido luz verde en varios países, la elaborada por Sinovac utiliza coronavirus inactivado.

 

A los pacientes se les inyectan partículas virales muertas para exponer el sistema inmunológico del cuerpo al virus y enseñarle a producir anticuerpos, sin que dichas partículas provoquen un cuadro de infección.

La Sinovac ha mostrado distintas tasas de efectividad: en Indonesia datos provisionales mostraron una eficacia del 65.3% pero en otro ensayo clínico en Brasil el número fue de 50.4%.

 

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje