EL AMO DE LA POSVERDAD

La desinformación se redujo 73% en redes sociales desde el bloqueo a Donald Trump

Trump fue expulsado de la mayoría de plataformas de redes sociales por esparcir noticias falsas e incitar a la violencia. Desde entonces, la cantidad de desinformación en EE.UU. ha caído estrepitosamente.

Trump no usa mascarilla en ningún momento a pesar de la pandemia del coronavirus, pero todas las personas a su alrededor sí están obligadas a hacerlo. Foto: Flickr / The White House
Trump no usa mascarilla en ningún momento a pesar de la pandemia del coronavirus, pero todas las personas a su alrededor sí están obligadas a hacerlo. Foto: Flickr / The White House

La desinformación en redes sociales bajó fuertemente desde que las redes sociales -empezando por Twitter- bloquearan al presidente saliente de los Estados Unidos, Donald Trump, por repartir a mansalva noticias falsas, teorías conspirativas e incitar a la violencia, misma suerte que corrieron varios de sus seguidores de alto perfil.

Esto lo descubrió la firma de investigación Zignal Labs, que reflexionó en el resumen del informe que esto evidencia el poder de las empresas de tecnología para limitar «las falsedades que envenenan el debate público» cuando actúan con vehemencia.

La empresa con sede en San Francisco encontró que las conversaciones sobre fraude electoral cayeron de 2.5 millones de menciones a 688.000 menciones en varios sitios de redes sociales en la semana después de que Trump fuera expulsado de Twitter.

La desinformación, el llamado a la insurrección y las fake news se convirtieron en la bandera de la campaña de Trump por la reelección, alegando en incontables ocasiones desde antes del 3 de noviembre que «habría» fraude electoral, cosa que nunca que comprobó y que ha sido desestimado en más de 60 ocasiones por tribunales estatales y federales de EE.UU.

El presidente ultraderechista y sus seguidores también han perdido cuentas en Facebook, Instagram, Snapchat, Twitch, Spotify, Shopify y otros. Facebook calificó su suspensión de «indefinida», pero dejó abierta la posibilidad de que la cuenta de Trump pueda ser restaurada más tarde, eso sí, después de la toma de posesión de Joe Biden el 20 de enero.

Aliado de Trump lo visita en la Casa Blanca y le propone ordenar la ley marcial para impedir toma de Biden

Un magnate de las almohadas fue fotografiado entrando al ala oeste de la Casa Blanca con notas en…

Fuera conspiracionistas

El presidente se nutrió hasta la saciedad de grupos de extrema derecha, ultranacionalistas, supremacistas blancos y conspiracionistas. Entre este selecto comité de alborotadores destacan los Proud Boys, grupo violento y armado de racistas blancos, los Boogaloo Boys, con un perfil semejante, y los seguidores de la teoría conspirativa QAnon, que cree que hay un «Estado profundo» que quiere instalar un «nuevo orden mundial» del cual Biden es parte.

Todos estos colectivos formaron parte integral de la caótica jornada del 6 de enero cuando miles de simpatizantes del mandatario, arengados por él mismo, ingresaron por la fuerza y armado al Capitolio de Washington atentando contra la vida de los legisladores.

Zignal cree que el control de la desinformación y la incitación a la violencia no va en contra de la libertad de expresión. «Juntas, esas acciones probablemente reducirán significativamente la cantidad de información falsa en línea en el corto plazo», dijo Kate Starbird, investigadora de desinformación de la Universidad de Washington. «Lo que sucede a largo plazo aún está por verse».

Zignal descubrió que el uso de hashtags a favor de los disturbios del Capitolio también disminuyó considerablemente. Las menciones del hashtag #FightforTrump (pelea por Trump), que se implementó ampliamente en Facebook, Instagram, Twitter y otros servicios de redes sociales en la semana anterior al mitin, cayeron un 95%. #HoldTheLine (mantén la guardia) y los términos “Marcha por Trump” también cayeron más del 95%.

La máquina de amplificación de noticias falsas que era la cuenta de Twitter de Trump «no tenía comparación» para la profesora de ciencias de la información de la Universidad de Colorado, Leysia Palen. Por su parte, el director del Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council cree que la expulsión de Trump de las plataformas «frena rápidamente el impulso y la capacidad de llegar a nuevas audiencias» con sus fake news.

Trump se ha ido a nuevos lugares y ya encontró arrullo en las redes sociales Parler y Gab, en las cuales se congregan todos los conspiracionistas, ultranacionalistas, neonazis y ultraderechistas de Estado Unidos y el mundo, y en las cuales no hay censura alguna. Estas plataformas están buscando nuevos servidores para volver al aire después de que fueran expulsados del hospedaje web de Amazon y de las tiendas de app de Google y Apple.

 

 

 

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje