la espalda

Brasil: Amplia derrota a candidatos municipales de Bolsonaro

Los candidatos bolsonaristas fueron derrotados por otros de partidos más de derecha y centroderecha tradicionales.

Foto: Flickr / Palacio do Planalto
Foto: Flickr / Palacio do Planalto

La derecha y la centroderecha tradicionales fueron las grandes victoriosas este domingo en Brasil, en la primera vuelta de las elecciones municipales que marcan los primeros comicios desde que el presidente de extrema derecha, Jair Bolsonaro, llegó al poder.

La mayoría de los candidatos apoyados por el ultraconservador fueron derrotados; en total se debatían 5.569 municipios en todo el país y la ciudadanía optó por elegir alcaldes y concejales más cercanos a la derecha y centroderecha en vez de la opción más extremista.

En Sao Paulo, la ciudad más poblada del país (12 millones de habitantes), el alcalde Bruno Covas (del centrista PSDB) amasó el 32.6% y tendrá que ir a una segunda vuelta con Guilherme Boulos, líder del Movimiento Trabajadores sin Techo (MTST) y que bajo la bandera del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) acumuló 20.33%. El candidato bolsonarista, Celso Russomano, quedó en el cuarto lugar.

En Río de Janeiro, la segunda ciudad más grande del país, el ex alcalde Eduardo Paes, del partido derechista Demócratas (DEM), consiguió el 37% de los votos. Si bien derrotó al bolsonarista Marcello Crivela (quien llegó solo al 21.8%), ambos deberán medirse en un balotaje.

También fueron derrotados los candidatos apoyados por el presidente en las capitales de los estados de Recife, Manaos y Belo Horizonte, entre otras.

Una votación más moderada

Bolsonaro llegó al poder el 1° de enero de 2019 esgrimiendo un discurso abiertamente populista: se sacaba de la manga todo tipo de fantasmas como el comunismo, el marxismo, la ideología de género, el ateísmo y otros miedos usualmente usados por políticos de la derecha posmoderna.

En esta elección hubo un cambio en la votación y la ciudadanía se mostró más calculadora, según dijo a EFE Mauricio Santoro, profesor de Ciencia Política de la Universidad Estatal de Rio de Janeiro (UERJ). «Esta elección mostró un votante más cauteloso, que tiende a políticos con más experiencia y moderados que en la elección de 2018, marcada por la indignación», adujo el experto.

«En 2020 pesan más factores como la pandemia, el miedo al desempleo y los efectos de la crisis económica», añade Santoro.

«Aunque la votación del domingo no es un referéndum sobre Bolsonaro -porque pesan más las cuestiones locales-, es un termómetro para la temperatura política del país y muestra que el presidente no tiene la influencia que tenía en 2018, cuando su apoyo era suficiente para ayudar a elegir candidatos desconocidos», continuó Santoro.

Los movimientos de izquierda se recuperaron de su derrota reciente en las elecciones nacionales que le dieron la presidencia a Bolsonaro. Si bien se mostró un aumento en el voto al PSOL y al Partido Comunista do Brasil, el Partido de los Trabajadores (PT), del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, no logró capitalizar grandes números en grandes ciudades pero remontó en otras localidades más pequeñas.

Bolsonaro minimizó la derrota de sus pupilos por medio de Twitter remarcando más bien que los candidatos de izquierda quedaron atrás. «La izquierda sufrió una derrota histórica en estas elecciones, una clara señal de que la onda conservadora llegó en 2018 para quedarse», escribió.

«Para 2022 tengan la certeza de que, en las urnas, consolidaremos nuestra democracia con un sistema electoral perfeccionado. Dios, Patria y Familia», agregó.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje