Alexei Navalny volvió a hablar y refuerzan su protección policial

El más feroz crítico de Putin sigue siendo tratado en un hospital de Berlín a donde fue trasladado desde Rusia tras ser envenenado.

Alexei Navalny. Foto: Wikimedia Commons
Alexei Navalny. Foto: Wikimedia Commons

El político opositor ruso, Alexei Navalny, ya puede volver a hablar mientras continua evolucionando después de haber sido envenenado con el potente agente nervioso novichok, un químico desarrollado en la Unión Soviética en la década de 1970.

El crítico de Vladimir Putin está siendo tratado en un hospital de Berlín, capital de Alemania, después de haber sido trasladado en un vuelo sanitario tras presentar signos de envenenamiento en un vuelo inverno en Rusia.

La protección policial, ofrecida por el gobierno alemán, está siendo intensificada ante temores de que alguien pueda atentar contra su vida, según publicó la revista Der Spiegel.

«Der Spiegel y Bellingcat entienden que Navalny puede volver a hablar y, posiblemente, recordar detalles de su colapso», se lee en la publicación, citando a un sitio web de investigación afiliado. «Sus declaraciones podrían ser peligrosas para las personas que están detrás del ataque». Sin embargo, la portavoz de Navalny, Kira Yarmysh, tuiteó que «la historia es exagerada y contiene muchas inexactitudes fácticas», en aparente referencia al artículo del Spiegel.

Por parte del hospital Charité, que lo está tratando, y de la Policía de Berlín, declinaron hacer declaraciones a la prensa.

A inicios de esta semana, Navalny salió del coma inducido en el que había sido puesto para resguardar su vida y ha estado respondiendo positivamente desde entonces a posteriores tratamientos.

Idas, vueltas y desmentidas

El gobierno alemán entiende que el envenenamiento a Navalny tuvo la intención de asesinarlo, y por ello han pedido explicaciones al gobierno de Vladimir Putin, que sigue negando que haya habido novichok en su organismo y que el Kremlin tenga relación alguna con los hechos.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, dijo hace unos días que Putin le había dicho a él personalmente que establecería un comité para investigar el caso y que «estaba dispuesto a colaborar con las autoridades alemanas».

Pero el Kremlin respondió a estas declaraciones diciendo que «posiblemente» había un «malentendido» y que, si bien hay una investigación, no se ha entendido que existan razones para iniciar un proceso penal.

Algunos gobiernos occidentales creen que Navalny fue envenenado por los servicios de seguridad rusos con apoyo de alto nivel, y el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, afirmó que había una «posibilidad sustancial» de que fuera ordenado por altos funcionarios rusos.

 

Desde la oposición alemana están presionando a la canciller Angela Merkel para que cancele el gasoducto Nord streamn 2 que conecta a Rusia con Alemania, un proyecto insignia para Putin. «Espero que los rusos no nos obliguen a cambiar nuestra posición con respecto al Nord Stream 2″, advirtió a inicios de mes el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas. «Si no hay ninguna contribución de la parte rusa con respecto a la investigación en los próximos días, tendremos que consultar con nuestros socios».

Estados Unidos considera que Alemania quedaría en una posición vulnerable si depende demasiado del gas ruso, que llegaría por este gasoducto que viaja por debajo del mar Báltico.

El primer ministro británico, Boris Johnson, también pidió explicaciones al gobierno de Putin y dijo que su administración «trabajará con socios internacionales para garantizar que se haga justicia a Navalny».

 

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje