MOMENTO

Presidente de la Cámara Baja de Brasil dice que «no es momento» para un juicio político a Bolsonaro

Bolsonaro, cuya familia está asediada por sendas denuncias, es criticado a nivel mundial por los resultados de su gestión de la pandemia.

Foto: Palacio de Planalto
Foto: Palacio de Planalto

El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, declaró este viernes que ahora «no es el momento» para llevar adelante un proceso de juicio político (impeachment) contra el presidente Jair Bolsonaro, y aseguró que solamente aceptaría dicha solicitud si entiende que se cometió un delito y que el juicio se realice después de la pandemia del coronavirus.

En una entrevista con la radio local El Dorado, Maia explicó que un impeachment -semejante al que destituyó a Dilma Rousseff- encontraría una fuerte resistencia en las cámaras del Congreso y en la ciudadanía. «No veo logar para que esto pase ni las condiciones para aceptarlo», aseveró.

Hasta la fecha, se han elevado al Parlamento un total de 48 solicitudes de juicio político contra el mandatario ultraderechista y, en la Cámara Baja, Maia es quien decide si acepta o no los pedidos.

Bolsonaro es criticado a nivel mundial por ser uno de los mandatarios más negacionistas de la pandemia: su país es el segundo más afectado (después de Estados Unidos) con 2.29 millones de casos de COVID-19. Él mismo se llegó a contagiar y ha dado positivo durante tres semanas seguidas en los tests.

¿Habrá impeachment?

El momento en que más hubo una suerte de «ambiente» para el impeachment fue cuando el Sergio Moro renunció al Ministerio de Justicia y se fue en medio de una serie de denuncias contra el presidente. El 27 de abril, el magistrado de la Corte Suprema de Brasil Celso de Mello ordenó hacer lugar a las denuncias de Moro e iniciar una investigación.

Moro renunció después de que Bolsonaro despidiera a un alto jerarca policial, y en una incendiaria conferencia de prensa lo acusó de interferir en investigaciones contra allegados y familiares suyos.

Moro cuestionó la interferencia política de Bolsonaro en el nombramiento de cargos técnicos, incluido el del director de la Policía Federal.

Según la Constitución brasileña, el presidente de la República de turno no podrá ser investigado y enjuiciado por actos en los que haya incurrido fuera del ejercicio de su mandato, y el Tribunal Supremo entendió en su momento que interferir en el Poder Judicial y la Policía Federal fue algo que Bolsonaro hizo desde su investidura. Es por eso que se configura un escenario en el cuál se le puede investigar.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje