Estados Unidos ordena a China cerrar en 72 horas su consulado en Texas

El gobierno de Trump le puso un nuevo combustible a las tensiones entre su país y China al ordenar el cierre del consulado en Houston.

Consulado General de la República Popular de China en Houston, ubicado en el 3417 del Montrose Boulevard. Foto: Wikimedia Commons
Consulado General de la República Popular de China en Houston, ubicado en el 3417 del Montrose Boulevard. Foto: Wikimedia Commons

El gobierno de los Estados Unidos ordenó el martes a China cerrar su consulado en Houston, Texas, en un plazo no mayor a 72 horas, en medio de acusaciones de supuestos espionajes que estaría haciendo el gobierno chino en EE.UU.

Este es un nuevo paso en la escalada de tensiones entre las dos economías más grandes del mundo que viene encrudeciéndose por la pandemia y por la guerra comercial que inició Trump contra la administración de su par chino Xi Jinping.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China emitió un comunicado de protestas asegurando que la medida es una «escalada sin precedentes» y amenazó con tomar represalias que no fueron espeficadas. La portavoz del ministerio, Hua Chunying, dijo que la embajada de China en los Estados Unidos había recibido «amenazas de bomba y de muerte» debido al «odio» que Washington promovió.

El ministerio escribió en Twitter que «Estados Unidos debe revocar esta decisión errónea» o sino «China seguramente reaccionará con firmes contramedidas». Según publicó la agencia de noticias Reuters, citando fuentes confidenciales allegadas al tema, el gobernante Partido Comunista Chino estaba considerando cerrar el consulado estadounidense en Wuhan en represalia.

Denuncias de espionaje

El departamento de Estado de EE.UU. aseveró que la misión diplomática china fue cerrada «para proteger la propiedad intelectual estadounidense y la información privada de sus ciudadanos».

En una visita a Dinamarca, el secretario de esa cartera, Mike Pompeo, dijo repitió las resonadas acusaciones que la administración Trump ha hecho contra China de supuestos robos de propiedad intelectual estadounidense y europea que, según él, «les cuestan cientos de miles de empleos».

Aunque no dio detalles sobre el cierre del consulado de Houston, Pompeo mencionó de manera superficial una acusación del Departamento de Justicia de EE.UU. a dos ciudadanos chinos por lo que calificó como una «campaña de espionaje cibernético de una década de duración» dirigida a contratistas de defensa de EE.UU., investigadores del COVID-19 y cientos de otras supuestas víctimas en todo el mundo.

«El presidente Trump ha dicho: ‘Suficiente. No vamos a permitir que esto continúe sucediendo'», dijo Pompeo a los periodistas. «Esas son las acciones que estás viendo tomadas por el presidente Trump, continuaremos participando en esto».

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje