GOLPE A LA DEMOCRACIA

Simpatizantes de Bolsonaro marchan pidiendo golpe al Parlamento y a la Corte Suprema

Los seguidores del presidente ultraderechista piden una intervención militar para derribar el Parlamento y la Corte Suprema.

Durante sus apariciones públicas y contacto con otras personas, Bolsonaro se niega a usar tapabocas. Foto: Presidencia de Brasil
Durante sus apariciones públicas y contacto con otras personas, Bolsonaro se niega a usar tapabocas. Foto: Presidencia de Brasil

Simpatizantes del presidente brasileño Jair Bolsonaro salieron este domingo a las calles por tercer fin de semana consecutivo y marcharon por las calles de distintas ciudades del país exigiendo una intervención militar al Parlamento y el Congreso, echándole más leña al fuego de la tensión entre los distintos poderes de la República.

Unos 250 seguidores del presidente ultraderechista se reunieron en la sede del Comando General del Ejército con camisetas amarillas, banderas de Brasil y carteles en los que se leía «SOS Fuerzas Armadas», «Intervención militar con Bolsonaro en el poder» y «Nueva alianza anticomunista». Bolsonaro se sumó a estas premisas advirtiendo a la Corte Suprema que las Fuerzas Armadas «no cumplen órdenes absurdas» dando a entender que los jefes del Ejército no aceptarán los resultados de un eventual impeachment que lo destituya de la silla presidencial.

Brasil: un caos político y sanitario

El fin de semana también se registraron protestas contra Bolsonaro, quien sigue negando la existencia de la pandemia -que ha calificado como «gripecita»- y que ya mató a más de 40.000 personas en el gigante sudamericano ante la desidiosa mirada del gobierno.

Los detractores del gobierno se reunieron en Sao Paulo en la famosa Avenida Paulista y desplegaron una gigantesca bandera amarilla con letras azules en la que se leía «Fuera Bolsonaro: tu gripecita ya mató a 40.000″.

Brasil, con poco más de 212 millones de habitantes, ya registra 867.882 casos de coronavirus y 43.383 pacientes. 370.925 cursan la enfermedad a la fecha de los cuales 8.318 están en estado grave o crítico.

Por su parte, el Supremo Tribunal Federal emitió una nota de repudio a las amenazas de los manifestantes contra el Estado de Derecho y la institucionalidad del país. Este organismo también ha sido blanco de amenazas y arengas por parte de los fanáticos del presidente ultraconservador.

«Lamentablemente, el sábado por la noche, Brasil experimentó otro ataque contra el Supremo Tribunal Federal, que también simboliza un ataque contra todas las instituciones constituidas democráticamente», señala el presidente de la corte superior, Antonio Dias Toffoli, en un comunicado.

Esa noche, los militantes pro gobierno usaron grandes cantidades de pólvora frente a la sede del tribunal y gritaron violentas consignas contra los ministros frente al edificio sede.

Toffoli alerta que «financiadas ilegalmente, esas actitudes han sido reiteradas y alentadas por una minoría y miembros del propio Estado, pese al intento de diálogo que el Supremo Tribunal trata de establecer con todos los poderes, instituciones y sociedad civil, para el progreso de la nación brasileña».

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje