DOBLE DE RIESGO

Putin se niega a tener un doble pero sí tiene un catador de alimentos

El mandatario ruso asegura que se le planteó tener un doble que lo sustituya en eventos públicos, una idea a la cual se opuso rotundamente.

Foto: kremlin.ru
Foto: kremlin.ru

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, se niega a la posibilidad de tener un doble que lo suplante en algunos eventos públicos en los cuales haya preocupaciones de seguridad.

Según dijo en una entrevista a la agencia oficial rusa TASS, desde principios del año 2000 se le propuso que hubiera una persona físicamente idéntica a él para que hiciera acto de presencia en algunos eventos particulares.

«Fue una idea que se puso encima de la mesa, pero rechacé usar dobles. Fue durante los peores años de la lucha contra el terrorismo», declaró.

Putin viaja siempre con una gran comitiva de seguridad fuertemente armados y ampliamente entrenados para atender cualquier situación que ponga en riesgo la vida o la integridad del mandatario, que así como tiene seguidores y fanáticos tiene alguno que otro enemigo.

El catador oficial

Pero aunque no hay un «Putin sustitutivo», sí existe una persona cuyo trabajo es probar la comida que recibirá el mandatario antes de que este la ingiera. Se trata de un catador oficial que arriesga su vida para confirmar que los platillos que lleguen a boca del mandatario no esté envenenados. 

Si bien esto fue un rumor por muchos años, tomó trascendencia en 2014 en el exclusivo evento del Club des Chefs des Chefs, una plataforma compuesta por cocineros que preparan comidas para los jefes de Estado y líderes mundiales. En el caso de Putin los alimentos son preparados no por un chef sino por un miembro de alta confianza del «Federalnaya Sluzhba Ojrany», el Servicio Federal de Protección (FSO) para asegurarse de que no está envenenado. Todo el proceso, desde que se escogen los ingredientes hasta que se pone el plato en la mesa, es vigilado con especial detalle por efectivos de los servicios de seguridad del Kremlin.

«Al igual que el canario en la mina de carbón, cuya función es advertir contra la presencia de gas al morir antes a los mineros, el catador oficial de alimentos tiene un papel ingrato», explicó John Walsh, uno de los escritores que divulgó los secretos de esta cita de los chefs de líderes mundiales.

Según TASS, Putin lleva siempre sus propias sal, pimienta y servilletas. También se le ha visto portando sus propios utensilios: en la cumbre del G-20 de 2019 se le vio bebiendo líquidos de un vaso isotérmico blanco mientras el resto de líderes mundiales bebían en copas de vidrio normales. Ese vaso lleva acompañando a Putin largos años.

Putin no es el primer líder mundial en usar los servicios de un catador oficial: en 1978, el infame dictador rumano Nicolai Ceaucescu llevó consigo a probador de alimentos en una visita oficial al Palacio de Buckingham, en el Reino Unido. El líder Iraquí Sadam Husein también tenía un catado personal.

Los emperadores de Japón también tuvieron catadores oficiales de sushi hasta 1989, año en que hubo importantes recortes al presupuesto real y ese puesto no se renovó más.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje