PRIMERA ENTREVISTA

Lula da Silva: “Podré seguir preso 100 años, pero no cambiaré mi dignidad por mi libertad”

Tras la autorización de la justicia Lula da Silva dio su primera entrevista desde la cárcel y reafirmó su inocencia.

Lula da Silva: “Podré seguir preso 100 años, pero no cambiaré mi dignidad por mi libertad”. Foto: El País de Madrid
Lula da Silva: “Podré seguir preso 100 años, pero no cambiaré mi dignidad por mi libertad”. Foto: El País de Madrid

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva brindó finalmente su primera entrevista desde la prisión a los periódicos Folha de S. Paulo y El País de Madrid.

Tras varios cruces judiciales el líder del PT recibió a los periodistas en una sala de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde se encuentra detenido desde hace más de un año. La entrevista duro cerca de dos horas y Lula fue constantemente custodiado por agentes armados.

Durante la extensa conversación Lula aseguró que no aceptará ningún tipo de chantaje: “si me ofrecen ir a vivir a Bahamas, bebiendo agua de coco todos los días y con todas las comodidades a condición de no hacer política, yo les digo no. Que me voy a quedar en este país para ayudar a que la gente mejore y levante la cabeza, para volver a conquistar derechos. Por eso hay mucha gente a la que no le gusto.”

Lula reconoció estar «obsesionado» con demostrar su inocencia y la «farsa montada» en su contra.

«Podré seguir preso 100 años, pero no cambiaré mi dignidad por mi libertad. Quiero probar que todo es una farsa. Tengo una obsesión, pero no siento odio, no guardo rencor porque, a mi edad, cuando uno siente odio se muere antes. Como quiero vivir 120 años, voy a trabajar mucho para demostrar mi inocencia», manifestó.

«No hay problema» si nunca más salgo de prisión, dijo y afirmó «tengo la certeza de que duermo todas las noches con mi conciencia tranquila. Y estoy seguro de que (el procurador Deltan) Dallagnol no duerme, y que (el ex juez Sergio) Moro no duerme».

«¿Crees que no me gustaría estar en casa? Pero me da igual, porque lo que yo quiero es salir de aquí con la cabeza alta, como entré. Inocente. Y solo podré hacerlo si le echo valor y lucho», aseguró.

Al hablar sobre eso recordó cuál era su posición en las encuestas antes de que la justicia electoral lo inhabilitara para participar de los comicios que se celebraron en octubre del año pasado y en los que resultó vencedor el ultraderechista Jair Bolsonaro.

“Hay que recordar que después de ser preso crecí 16 puntos en las encuestas, mismo sin poder hablar con los medios, allí cuando el ministro Roberto Barroso (Tribunal Electoral) hizo aquella locura (prohibió candidatura) en ese momento comencé a sentir el riesgo de no ganar, porque la transferencia de votos a Fernando Haddad (candidato del PT) no es automática. Tuvimos una elección atípica, las fake news fueron algo enloquecido”, dijo sobre la derrota del PT ante Bolsonaro luego de que no lo dejaran participar de las encuestas, en las que figuraba con una intención de votos del 40%.

La relación con Estados Unidos

Mientras que sobre la victoria de Bolsonaro consideró que desde que asumió el poder Brasil enfrenta una suerte de acefalía. “No puede ser que el país esté gobernado por esta banda de locos, el país no merece, el pueblo no merece (…)», dijo.

Y cuestionó la sumisión de su gobierno a Washington. “Nunca vi un presidente (brasileño) diciendo ‘yo amo a Estados Unidos’ (…) nunca vi a un presidente cuadrándose frente a la bandera de Estados Unidos”, reconoció Lula y agregó: “¿Cómo va a avanzar el país si no hay gente que se haga respetar?” ante la Casa Blanca.

Respecto a la relación con Estados Unidos recordó que durante sus dos mandatos entre 2003 y 2011, tuvo enfrentamientos, especialmente luego del descubrimiento de yacimientos gigantes de petróleo en las costas de Rio de Janeiro y San Pablo, en un área de aguas profundas conocida como pre-sal.

“Bastó con que anunciemos el descubrimiento de los yacimientos de pre-sal y los norteamericanos reactivaron la IV Flota. Y allí mi respuesta fue crear el Consejo de Defensa (Unasur) contra la intromisión de Estados Unidos”, señaló.

La muerte de su nieto

Dentro del gobierno de Bolsonaro destacó la actitud de su vice, el militar Hamilton Mourão, «por lo que hizo ante la muerte de mi nieto», en referencia a la defensa que el general hizo de la presencia del líder del PT en el funeral del pequeño al asegurar que era «una cuestión humanitaria».

El pequeño Arthur Araújo, de apenas 7 años, murió el primero de marzo pasado por una bacteria, lo que significó un duro golpe para el exmandatario que semanas atrás había perdido también a un hermano, pero en esa oportunidad no fue autorizado a asistir al entierro.

«A veces pienso que habría sido mucho más fácil si yo hubiera muerto. He vivido 73 años, podría haber muerto y dejado vivir a mi nieto», dijo Lula en la entrevista notoriamente emocionado.

Respuesta de Bolsonaro

“Lula no debería hablar (…) creo que fue un error de la justicia haberle dado derecho” a la palabra, dijo Bolsonaro al ser consultado por la entrevista de quien, a pesar de estar en la cárcel, es el principal opositor de su gobierno.

Respecto a la afirmación de Lula de que el país está siendo gobiernado por «una banda de locos», el ultraderechista respondió: «por lo menos no es una banda de cachaceiros (que se emborrachan con cachaza)».

Bolsonaro consideró que Lula dijo «bobadas» sobre su Gobierno y lo retó a comparar las dos administraciones.

«¿Quiénes eran los miembros de su equipo? Gran parte está procesada. Sus ministros están presos o respondiendo a procesos. Podemos comparar nuestros ministros con los de ellos ya sea por su calificación, su profesionalismo, su patriotismo o sus ganas de hacer las cosas correctamente», dijo y agregó: «llevamos 110 días en el Gobierno sin ninguna acusación de aquello que Lula y sus ministros hacían en el pasado».

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje