OTRA VEZ

Mujer trans denuncia discriminación en el boliche Jackson Bar

“Flaco, flaca, flaque. La verdad no sé lo que sos”, le dijo un personero de seguridad antes de echarla del bar con una amiga.

Foto: Instagram / Romina Juani
Foto: Instagram / Romina Juani

Una mujer trans denunció en las redes sociales que fue discriminada por el personal del popular Jackson Bar, un lugar que ha sido denunciado otras veces en el pasado por usar de forma discriminatoria el “derecho de admisión”.

Según denunció la influencer Romina Juani, el sábado por la noche decidió salir con una amiga y escogieron el Jackson para ir a bailar. “Entramos como todo el mundo, y estábamos en el medio de la noche tomando unos tragos y se acercaron dos patovicas a pedirnos que nos retiremos sin darnos ningún tipo de explicación”, contó en un video que difundió en sus redes sociales.

“Los travas no eran así”, le dijo alguien en el bar; “como que son gritones, o queman o se prostituyen. Querían ir por ese lado, pero en este caso ninguna de las dos estábamos haciendo nada de eso. Ni estábamos ejerciendo la prostitución, ni drogándonos, ni metiéndonos con ningún pibe”, aclaró.

Estaban”como dos pibas normales”, explicó, para luego denunciar que los del boliche decidieron expulsarlas sin razón aparente.

Pidió a sus seguidores compartir y denunciar la discriminación en este y otros lugares, ya que son problemas que los colectivos sexualmente diversos siguen padeciendo. Las mujeres trans “son echadas desde un centro educativo hasta un baile” y muchas terminan con problemas de depresión o angustia y pueden terminar incluso en el suicidio “porque la sociedad nos margina”, sentenció la influencer y ex Miss Trans Uruguay 2016.


Ver esta publicación en Instagram

discriminación

Una publicación compartida por Romina Juani (@rominitajuani) el

 

¿Qué dice la ley sobre el derecho de admisión?

La Ley N° 19534, promulgada el 24 de setiembre de 2017 y publicada el 18 de octubre del mismo año, regula los alcances del derecho de admisión de los establecimientos y espectáculos públicos.

En dicha ley se lee que “las personas físicas o jurídicas organizadoras de los espectáculos públicos de índole artística, recreativa, social, cultural, deportiva o de cualquier otra naturaleza, podrán ejercer el derecho de admisión”, y se explica que “se entiende por derecho de admisión la facultad (…) para decidir las condiciones a las que puede subordinarse el libre acceso de los ciudadanos a dichos espectáculos, dentro de los límites legal y reglamentariamente establecidos”.

Eso sí, la discriminación no está protegida en esta ley: “En ningún caso se podrá ejercer este derecho para restringir el acceso de manera arbitraria o discriminatoria en los términos previstos por el artículo 2° de la Ley N° 17.817, de 6 de setiembre de 2004″.

Y esto es lo que dice la citada Ley N° 17.817 sobre la discriminación:

“A los efectos de la presente ley se entenderá por discriminación toda
distinción, exclusión, restricción, preferencia o ejercicio de violencia
física y moral, basada en motivos de raza, color de piel, religión,
origen nacional o étnico, discapacidad, aspecto estético, género,
orientación e identidad sexual, que tenga por objeto o por resultado
anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural o en cualquier otra esfera de la vida pública”.

Viejo conocido

El Jackson Bar ha sido objeto de críticas otras veces por señalamientos de supuesta discriminación contra personas que no concuerdan con ciertos estándares físicos o económicos.

En setiembre de 2015, una denuncia por discriminación racista circuló en internet, y en esta se daba cuenta de un supuesto caso de discriminación contra una mujer afrodescendiente y su novio, algo que la empresa rechazó.

En mayo de 2017, un relato viralizado en Facebook denunciaba la discriminación sufrida por una mujer que habría sido supuestamente golpeada por personal de seguridad del bar. Según contó la chica, fue agredida físicamente y encerrada en una comisaría.

La joven dijo entonces que bailaba con un amigo cuando una persona de seguridad trató de sacarlo a la fuerza. “Al momento que pido una explicación, me hace una llave, me levanta y me golpea contra las paredes”, dijo la joven, que mostró en las redes sociales fotos de un golpe en el rostro.

Esta nota da cuenta de este caso:

Agresión a mujer en bar de Montevideo desata ola de críticas por discriminación

El pasado viernes trascendió la denuncia de una joven que asegura haber sido agredida por el…

Desde el boliche dijeron esa vez que fue ella la que se comportó “de manera violenta e irresponsable” y que el personal de seguridad actuó “para contrarrestar una conducta agresiva y soez”. A los pocos días de la denuncia, un hombre de apellido García, supuesto socio del bar, respondió justificando el accionar de los de seguridad: “No sirve de nada, no gastes más tiempo. Como dije, es mi casa, si te dejo entrar a mi casa te puedo sacar cuando quiera y porque tengo ganas, no me importa si sos mujer, hombre, afrodescendiente, blanco, gordo o flaco, te saco igual”

“¿Un seguridad no le puede pegar a una mujer? ¿No somos todos iguales? Le pego porque se porta mal y que se la banque, así de simple”, continuaba.

El bar también fue multado en marzo de 2018 por exceso de público, y se le impuso una multa de 248 UR, equivalentes a $263.500.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje