CAPA DE OZONO

Se constató una caída en emisiones de CFC y el agujero de la capa de ozono se achica

Una reducción de la contaminación ilegal de China está impulsando la disminución en el agujero, sugieren nuevos datos.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Después de que se encontrara que entre 2018 y 2020 empresas chinas estaban emitiendo a la capa de ozono gases clorofluorocarbonos de forma ilegal, ahora parece que esta situación está revirtiéndose.

Se suponía que las emisiones de triclorofluorometano, o CFC-11, debería haber empezado a disminuir luego de que el Protocolo de Montreal prohibiera la producción de CFC-11 en 2010. Pero de 2014 a 2017 se vio un aumento inesperado. Aproximadamente la mitad de esa contaminación ilegal estaba vinculada al este de China. Ahora, los datos atmosféricos muestran que las emisiones globales de CFC-11 en 2019 volvieron a bajar a los niveles promedio vistos de 2008 a 2012, y alrededor del 60% de esa disminución se debió a la reducción de emisiones en el este de China, informan dos equipos en línea el 10 de febrero en Nature.

Estos hallazgos sugieren que el agujero en la capa de ozono, posado sobre el hemisferio sur del planeta, todavía está en camino de cerrarse y que esto podría suceder en los próximos 50 años, en lugar de retrasarse, como lo hubiera sido si las emisiones de CFC-11 se hubieran mantenido en los niveles observados de 2014 a 2017.

Las observaciones hechas en las regiones de Gosan, Corea del Sur y Hateruma, Japón, sugieren que las emisiones de CFC-11 al este de China fueron más altas en promedio entre 2014 y 2017 que el periodo comprendido entre el 2008 y el 2012. Sin embargo, se constató que volvieron a bajar entre los años 2013 y 2019.

Las nuevas mediciones implican que ha habido una disminución significativa en la producción ilícita de CFC-11 en los últimos años, dicen los investigadores, probablemente gracias a una aplicación de la normativa más rigurosa en China y otros lugares.

 

La región este del gigante asiático emitió alrededor de 5.000 toneladas métricas de CFC-11 en 2019, unas 10.000 toneladas métricas por debajo de su promedio anual de los años 2014 a 2017, y fue semejante a la media de los años 2008 a 2012.

Ese análisis fue dirigido por Sunyoung Park, un geoquímico de la Universidad Nacional Kyungpook en Daegu, Corea del Sur.

 

 

 

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje