Teatro on line

#BERNARDAsimilteatro 

La obra es una experiencia teatral virtual a través de Zoom, gestada en tiempos de pandemia mundial y aislamiento social. 

bernardasimil

Según cuentan los responsables “Surge de la búsqueda de alternativas creativas ante la necesidad de seguir haciendo arte escénico en una época de escenarios vacíos y teatros cerrados. Nace de la imposibilidad del encuentro presencial y de la insistencia en la creación colectiva como refugio, resistencia y medio insustituible para poder superar estos momentos de adversidad”. 

La experiencia implica una apertura hacia nuevas formas de concebir y comprender lo “escénico” y el “teatro”, en un espacio virtual y con cuerpos inmateriales. El proyecto fue denominado como símil teatro, expresión tomada de símil chocolate, que amplía la categoría de este alimento a la vez que intenta mantener su esencia como tal. 

Ésta nueva experiencia tiene a cinco actrices como protagonistas: Inés Rocca, Noelia Herrera, Tefi Crocce, Valentina Vaccargiu y Oriana Irisity. La obra se realiza de forma virtual, en vivo, por la plataforma zoom. Las actrices, cuatro de ellas en Montevideo y la restante desde Berlín, llevan adelante la interacción de una obra basada en el clásico español “La Casa de Bernarda Alba”, de Federico García Lorca. 

Las actrices y el público participante se encontrarán en una misma sala virtual donde construirán el acontecimiento estético en el mismo espacio-tiempo con sus cuerpos “carnales-virtuales”, a pesar de la imposibilidad de la presencia física. El encuentro se cierra con un intercambio entre el público y las artistas.

La obra transcurre al mismo tiempo en Uruguay, en Alemania y en todos los lugares en los que se encuentren los espectadores. A su vez transcurre al mismo tiempo en un pueblo español del siglo XX, y en la virtualidad global del siglo XXI. Es un viaje de ida y vuelta entre la casa de Bernarda Alba y la de cada una de las cinco actrices que están en escena. 

Temática

Se aborda la temática de género, pandemia y aislamiento. El universo de España de principio de siglo XX y el de Uruguay del 2020 se presentan entrelazados a través de las problemáticas intemporales y globales, como lo son la violencia de género, los feminicidios, los condicionamientos sociales por los que están atravesadas las mujeres, los mandatos patriarcales, la relación con el deseo y con la maternidad, los vínculos entre mujeres y el control que ejerce lo femenino sobre lo femenino. La experiencia se sirve de la plataforma Zoom, no solo como una manera de rápida adaptación a las posibilidades de comunicación que proporciona el aislamiento, sino como dispositivo que genera un discurso, sobre los autoritarismos y aislamientos por los que los sistemas de poder atraviesan a las mujeres, separándolas, segregándolas, incomunicándolas y desplazándolas al ámbito de lo privado, al hogar y a la soledad.

La experiencia entreteje dos mundos, por un lado el de la tecnología, utilizando Zoom, una plataforma que se ha transformado en una herramienta cotidiana y por el otro lado una obra de teatro clásica e icónica de Federico García Lorca. Estos mundos que parecen ser tan distantes se unifican a través de las textualidades autobiográficas y las experiencias personales de las actrices que son expuestas desde la intimidad de sus hogares; los cuales se han resignificado y transformado en múltiples espacios a causa del aislamiento. El living, el dormitorio, la cocina o el baño han pasado a ser también gimnasio, oficina, sala de ensayo e inclusive espacio escénico.  

La obra posibilita en estos tiempos de pandemia llegar a donde aún sin restricciones sanitarias no llegaríamos. En condiciones “normales” no se podría incluir espectadores que estén en un 

hospital, o personas en diferentes puntos del planeta que construyen durante un mismo tiempo una comunidad. Por esto el final de la obra no concluye cuando se baja el telón virtual. Sino que sigue con un intercambio entre público y artistas, en un espacio que permite la «charla casual», el saludo de la salida del teatro, y a su vez, habilita para las artistas entablar un vínculo con quien durante la obra  mira pero no es sentido, olido, escuchado o visto.

La duración es de 75 minutos aproximadamente.

El ingreso se realiza previa reserva por mail a: bernardasimilteatro@gmail.com

Luego se recibe una respuesta con un link e instructivo de acceso.

Este proyecto fue seleccionado en la Convocatoria «Arte en tiempos de cuarentena» realizada por la Intendencia de Montevideo en el marco de la emergencia sanitaria causada por el COVID-19.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje