Denuncia

ANEP y UTU Alfredo Zitarrosa siguen caso del niño que denunció haber sufrido bullying

La Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) emitió un comunicado a la opinión pública a través del cual asegura que tanto ANEP como la UTU Alfredo Zitarrosa, vienen siguiendo el caso y tomando todas las medidas necesarias para la protección de la trayectoria educativa del estudiante de 12 años que denunció haber sido víctima de violencia y bullying, y no tener una respuesta adecuada de la institución.

liceos-uruguay-e1

Fausto, un adolescente de 12 años, estudiante de la UTU Alfredo Zitarrosa, de Ciudad del Plata, denunció a través de la cuenta de Twitter de su madre que fue víctima de violencia y bullying.

“Me quisieron apuñalar, me han robado el celular, me han pegado entre tres en el piso, y yo me he tenido que tapar la cara. He pasado por muchas cosas”, expresa el niño.

También relata que desde UTU Central le recomendaron que “estudie desde casa y luego le tomarán pruebas”. Considera que no es justo porque le gusta la robótica y quiere estudiar. También expresa que ha estado internado por estrés.

Comunicado de ANEP a la opinión pública

Ante la denuncia, la ANEP difundió un comunicado en el cual expresa su posición con respecto a la denuncia del niño.

“La Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), ante los hechos de pública notoriedad relacionados con un estudiante de la Escuela Técnica Alfredo Zitarrosa del Consejo de Educación Técnico Profesional (CETP) que declara haber sido víctima de acoso escolar y no haber tenido respuesta de dicha institución, expresa a la opinión pública:

La extrema preocupación de esta Administración por la híper mediatización y la consiguiente sobre exposición del adolescente, entendiendo además, la sensibilidad que genera un hecho de estas características. Es responsabilidad de la ANEP, así como de otras instituciones del Estado velar por los derechos de todos los niños, niñas y adolescentes y muy especialmente que éstos sean garantizados en los centros educativos.

Cabe aclarar que la administración, y el centro educativo en particular, vienen siguiendo el caso y tomando todas las medidas necesarias para la protección de la trayectoria educativa del estudiante. Se busca evitar así, cualquier posibilidad de desafiliación educativa, aplicando los protocolos existentes a través de un colectivo comprometido con su trabajo y con las situaciones particulares de los y las estudiantes. Es bajo ese entendido, y como suele aplicarse en todos los casos de certificación médica prolongada, que la Unidad Coordinadora de Atención al Estudiante (UCAE) del CETP, plantea entre otras alternativas, la realización de tareas a distancia durante el tiempo que dure la certificación.

La preocupación y acción institucional es previa a las denuncias públicas amplificadas por la familia del estudiante.

Trabajar desde la perspectiva de derechos supone garantizar la privacidad de los niños, niñas y adolescentes, tal como lo declara la normativa vigente en nuestro país y las Convenciones Internacionales, en todas las situaciones en que se vieren involucrados, del mismo modo que dar garantías a todos sus derechos. En este sentido, esta administración manifiesta su preocupación por el estudiante en cuestión, así como también por todos los estudiantes del centro educativo involucrados en el relato.

La sobre exposición del estudiante no contribuye a resolver el asunto concreto. La estigmatización de los estudiantes y de la comunidad educativa involucrada genera un fuerte daño institucional, fundamentalmente a todas las personas que forman parte de la institución. Este asunto es de especial sensibilidad en un momento en el que se está realizando la preinscripción para el año 2020, y por tanto la selección de los centros donde continuarán sus estudios los adolescentes de la localidad.

Tal como se consigna en el Mapa de Ruta de Promoción de la Convivencia para las Instituciones de Educación Media (ANEP), enmarcada en la Ley 19.098, y como fundamento de la política educativa llevada adelante por esta Administración, la ANEP reafirma su compromiso con el fomento de espacios de convivencia respetuosos de los derechos de todas las personas, atendiendo especialmente las situaciones de vulneración que puedan afectar el desempeño y el trayecto educativo de los estudiantes y demás actores de la comunidad educativa.

El colectivo de docentes, funcionarios de gestión y equipo técnico de la Escuela Alfredo Zitarrosa se encuentra abocado a la profundización de las acciones que contribuyan a garantizar la continuidad educativa del estudiante.

Por último, exhortamos a todos los actores involucrados en el tratamiento de este asunto, hacerlo con extrema responsabilidad de forma de garantizar los derechos de todos nuestros niños, niñas y adolescentes”.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje