MEDICINA

Científicos crean poderoso anestésico local a partir de la toxina del pez globo

Un novedoso método logró domesticar una de las toxinas más poderosas y letales del mundo, la tetrodotoxina, que se encuentra en el pez globo.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

La tetrodotoxina (TTX) es una neurotoxina potente, rápida y letal. Se encuentra en el pez globo y podría aparecer en tu boca si tu chef de sushi favorito cortó el filete de la forma errónea: básicamente, un sashimi de pez globo podría ser tu última comida. De hecho, en Japón hay fuertes regulaciones sobre su venta y los chefs deben prepararse en complejos cursos para prepararlo.

Una nueva investigación encontró una nueva manera de controlar la propagación de la toxina y aprovecharla en un anestésico local eficaz que pueda adormecer regiones seleccionadas hasta por tres días.

La nueva investigación describe una formulación para una liberación lenta que limita las partículas de tetrodotoxina a un polímero biodegradable que se degrada a una velocidad lenta y controlada. Esto permite la liberación de la tetrodotoxina en un área localizada a una velocidad segura.

“Una lección que aprendimos es que con nuestros sistemas de administración anteriores, el medicamento puede filtrarse demasiado rápido, lo que lleva a una toxicidad sistémica”, explica Daniel Kohane, experto en administración de medicamentos, biomateriales y nanomedicina de la Universidad de Harvard. “En este nuevo método, administramos una cantidad de tetrodotoxina por vía intravenosa que sería suficiente para matar a una rata varias veces, pero lo hacemos de forma controlada y los animales ni siquiera parecen notarlo”, agrega.

Para aumentar la eficacia localizada del nuevo proceso, los investigadores agregaron un compuesto llamado potenciador químico de permeación, que ayuda a la tetrodotoxina a penetrar fácilmente el tejido nervioso. Esta adición permite que la toxina entre más específicamente en el tejido local, lo que significa que una dosis más baja puede ser tan efectiva como una concentración más alta.

Próximamente en humanos

Hasta ahora la técnica solo se ha probado en animales, sin embargo, los primeros resultados son bastante positivos.

Además de demostrar ser seguro y no tóxico, la composición del polímero se puede modular para controlar la velocidad de liberación y la duración de la anestesia. En ratas, el nervio ciático se bloqueó de manera efectiva durante unas pocas horas a tres días, dependiendo de la columna vertebral del polímero utilizado. Kohane sugiere que, en humanos, esta duración podría extenderse teóricamente hasta varias semanas, dependiendo de la condición a la que se dirige.

“Podríamos pensar en duraciones muy largas del bloqueo de nervios para pacientes con dolor de cáncer, por ejemplo”, asegura Kohane. “Ciertamente por días, y tal vez por semanas”, continúa.

Los investigadores aún tienen mucho trabajo por delante antes de que esta innovación se traduzca en seres humanos, pero las primeras indicaciones prometen que esta técnica puede escalar de manera efectiva a un tratamiento para humanos.

La investigación fue publicada en la revista Nature Communications

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje