ADIÓS TECNOLOGÍA

Uber y Cabify dejan Barcelona tras aprobarse decreto de la Generalitat

Al menos 3.000 personas quedarán sin trabajo después de que las dos apps de transporte colectivo dejaran la ciudad por tiempo indefinido tras aprobarse un controvertido decreto que les complica el negocio.

Uber y Cabify dejaron de operar en Barcelona después de que la Generalitat de Cataluña aprobó un polémico decreto que, entre otras medidas, obliga a los usuarios de vehículo de alquiler con conductor (VTC) a pedir un vehículo al menos quince minutos antes del viaje, algo que para las empresas es económicamente inviable porque impide al conductor trabajar durante ese plazo.

“Los taxis han secuestrado a la ciudad de Barcelona y han ganado una batalla porque han conseguido que estos políticos hagan un decreto ley a la carta para ellos”, dijo Fernando Gatell, director general de la empresa Vector Ronda, que trabaja con coches de Cabify.

Los taxis llevan varios días de protestas y exigen que se cumpla la ley prohibiendo el funcionamiento de Uber, Cabify, y cualquier empresa de transporte que funcione por medio de aplicaciones via internet. Y para ello han logrado una primera victoria: que se permita la existencia de un vehículo de alquiler con conductor (VTC) por cada conductor.

Taxistas celebran

“No hemos ganado la batalla, hemos ganado una parte veremos cuanto durará, por lo menos estaremos un tiempo tranquilos pero cuando haya un cambio de Gobierno no estamos tranquilos con eso, ya sabemos los intereses y la corrupción que hay detrás”, explicó a Euronews Albert Balast, taxista.

“No se sabe hasta cuando los taxis van a ser los únicos operando en Barcelona. Las VTC han acusado al Gobierno de la Generalitat de prometerles mirar hacia otro lado con el tiempo de reserva de 15 minutos, a cambio de que acepten el decreto ley”, dijo David Ortega, analista de negocios.

“Por un lado tenemos los taxis que es un modelo obsoleto y tradicional que están haciendo su lobby pero por otro las VTC que tienen un modelo de negocio que se basa en irrumpir en el mercado, conseguir la maxima cuota de mercado y cuando ya la legislación, el legislador se quiere dar cuenta, se siente cautivo y entonces es difícil sacarlo de ahí”, agregó el experto.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje