¿ALÓ?

Telescopio canadiense encuentra misteriosas señales de radio desde el espacio profundo

Un nuevo radiotelescopio canadiense, que aún no está en pleno funcionamiento, ya ha detectado más de una docena de explosiones misteriosamente breves desde el espacio profundo conocidas como ráfagas de radio rápidas (FRB, por sus siglas en inglés).

Radiotelescopio del proyecto CHIME, en Canadá. Foto: Andre Renard / CHIME
Radiotelescopio del proyecto CHIME, en Canadá. Foto: Andre Renard / CHIME

Un nuevo radiotelescopio gigantesco, instalado en Columbia Británica, Canadá, ya capturó decenas de extrañas senales de radio provenientes del espacio profundo.

Los primeros resultados del Experimento de Mapeo de la Intensidad del Hidrógeno de Canadá (CHIME, por sus siglas en inglés) sugieren que el sistema está en camino de agregar cientos o incluso miles de FRB a los 60 o más que ya se conocen, lo que posiblemente revele en el proceso la fuente de estos poderosos pulsos de milisegundos.

“Esto realmente remarca al hecho de que CHIME está programado para revolucionar el campo de los FRB”, dice Sarah Burke-Spolaor de West Virginia University en Morgantown, quien no participó en la investigación.

¿Nos están llamando?

Los FRB son uno de los temas más candentes en astronomía. Los investigadores no solo quieren descubrir qué son, sino que también quieren usarlos para recopilar información sobre qué hay más allá de los límites conocidos por la humanidad.

A medida que viajan a través del espacio profundo, los pulsos FRB se dispersan por todos los electrones que encuentran en el camino, revelando información sobre la densidad del medio intergaláctico. Eso sería un aporte valioso para los modelos de la estructura a gran escala del cosmos. “Los FRB podrían ser una buena manera de entender la evolución de nuestro universo”, dice Vishal Gajjar de la Universidad de California en Berkeley, que tampoco es miembro del equipo CHIME.

Los FRB se detectaron por primera vez en el año 2007 con telescopios instalados en Australia. Durante años, los astrónomos escépticos los han descartado como efectos locales del Sistema Solar o fallas instrumentales.

Debido a que los FRB son raros, solo los telescopios de campo amplio tienen la posibilidad de atrapar alguno. El problema es que cada pulso dura unos pocos milisegundos, lo que hace difícil o caso imposible que varios telescopios los capten al mismo tiempo. Esto dificulta los proceso de validación por parte de otros científicos.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje