IRREVERSIBLE

Esto es lo poco que sobrevivió del Museo Nacional de Brasil

La tragedia del incendio en el museo de Río dejó al mundo estupefacto. Millones de piezas arqueológicas de valor incalculable se han perdido para siempre, pero algunas pocas han sobrevivido.

En cuestión de minutos, un devastador incendio redujo a cenizas 200 años de museología. El Museo Nacional de Brasil, fundado en 1818, era la institución científica más antigua del país y albergaba un acervo de más de 20 millones de piezas, algunas de ellas únicas en el mundo.

Grabaciones de audio de lenguas indígenas que ya no se hablan, antiguos artefactos andinos, frescos de Pompeya, miles de fósiles; millones de mariposas y otros artrópodos son algunas de las cosas que han desaparecido para siempre.

La destrucción total todavía se está contabilizando, pero los funcionarios han dicho que cualquier cosa que se haya guardado en el edificio principal probablemente haya ardido en llamas: se estima que el 90% de toda la colección, aproximadamente el doble de especímenes que se encuentran en todo el Museo Británico, es irrecuperable.

Luz entre las ruinas

En alguna suerte de metáfora mítica, piezas surgen de entre las cenizas como auténticas aves Fénix. Paulo Buckup, profesor de zoología que trabajaba en el museo, corrió hacia el incendio el domingo por la noche, entró en el edificio sin pensarlo agarrando tantos moluscos y especímenes marinos como pudo, algo que hicieron decenas de compañeros suyos.

Trabajando en los restos humeantes del edificio a lo largo de la semana, los bomberos en la escena han recuperado “fragmentos de huesos”, aunque nadie puede estar seguro de si esto incluye un precioso cráneo de 12.000 años de la homínido llamada Luzia, uno de los fósiles más antiguos de América.

“Todavía tenemos que llevarlos al laboratorio para saber exactamente de qué son estos huesos”; dijo a AP Cristian Serejo, subdirector del museo.

Algunas pocas pinturas y un puñado de piezas de porcelana también han sido rescatadas, pero no están intactas y necesitarán restauración, dijeron otros funcionarios del museo a la prensa.

Si bien hay personas que habrían asegurado que vieron páginas quemadas volando por las calles cercanas, la gigantesca biblioteca científica, que contenía casi medio millón de volúmenes, incluidas 2.400 obras raras, aparentemente no está entre las víctimas. Estaban protegidos de las llamas en el edificio anexado que no fue totalmente alcanzado por el siniestro.

Otro edificio anexo, en el que hay resguardada una colección de 7.000 vertebrados congelados, tampoco fue consumido por el fuego, pero tales especímenes deben estar en total estado de congelación. “Tenemos animales que necesitan estar bajo cero y se pudren sino es así”, dijo Marcelo Wexler, investigador del departamento de vertebrados, pero lamentó que el edificio estará semanas sin electricidad.

El gigantesco meteorito de Bendegó, el más grande jamás encontrado en suelo brasileño, es uno de los únicos artefactos que quedó casi intacto, por su naturaleza. Se encuentra sobre un pedestal en el edificio principal entre las cenizas y los restos, en el mismo lugar en que fue instalado en 1888.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje